5 razones por las que debes aprender a estar contigo misma antes que con una pareja

Estar en pareja puede ser tu ideal pero primero debes aprender a estar contigo misma

La sociedad nos ha hecho sentir que el estar solteras es algo malo porque significa soledad. Sin embargo, no tiene por qué ser así puesto que el estar en pareja tampoco es garantía de sentirse acompañado, ¿no?

Todas parecemos tenerle miedo a estar solas pero es importante aprender a estar con una misma para realmente poder estar en pareja.Parece irónico, pero no hay nada mejor que tu propia compañía.

Si aún no estás convencida, aquí te dejamos algunas razones: 

Te permite mantener tu mente despejada

Es fácil sentirte mentalmente abrumada en estos tiempos de caos. Nuestras mentes son capaces de almacenar grandes cantidades de información sin embargo necesitan organizarla. Necesitas disminuir la velocidad y alejarte del flujo constante de nueva información. Así que qué mejor momento para hacerlo que en tu tiempo a solas.

Ayuda a mantener una percepción más precisa

Cuando aprendes a estar sola, aprendes a ver las cosas con otros ojos. Nuestras percepciones son flexibles; cambian a medida que acumulamos nuevas experiencias. Pero cuando estamos constantemente interactuando con otros y procesando constantemente nueva información, resulta bastante difícil comprender la realidad. No es tanto que no tengas una percepción clara de tu realidad; es que no te tomas el tiempo suficiente para explorar lo que has creado. Escapar un poco de todos y de la necesidad de estar con alguien, puedes procesar mejor.

Aprenderá cosas sobre ti misma que de otra manera no podrías

Al comprender la forma en que percibes el mundo, obtienes una idea de ti misma como individuo. Tendrás más tiempo para explorar conscientemente en tu mente, para entender la forma en que piensas, cómo interactúas con el mundo físico y cómo es que juzgas a tu entorno y a ti misma.

Te obliga a ser menos dependiente de los demás

A la mayoría de las personas no les gusta estar solos porque sienten la necesidad de ser sociales, de interactuar con los demás. Esto es parte de la naturaleza humana. Sin embargo, la cantidad de interacción social que necesitamos para permanecer en equilibrio no se acerca en nada a la cantidad que la mayoría de nosotros experimentamos a diario.

El hecho es que la mayoría de nosotros dependemos de los demás para nuestra felicidad. Los usamos como distracciones. ¿Distracciones de qué? De nosotros mismos. Aprende a estar contigo misma y descubrirás que eres tu mejor compañía.

Te permite establecer s¡tus prioridades

La sociedad nos convence de que queremos muchas cosas que realmente no queremos. Es la naturaleza competitiva del hombre lo que nos hace alcanzar las estrellas cuando, en realidad, el suelo bajo nuestros pies es más que suficiente. No hay nada de malo en apuntar alto, pero asegúrate de que lo que buscas es algo que realmente quieres, no algo que quieras porque los demás también lo quieren.

Te recomendamos en video