Wellness

¿Harta de las dietas y los pensamientos obsesivos por verte delgada?

Decir aprende a quererte es muy sencillo, lo complicado está en practicarlo día a día y a conciencia. Aquí la fórmula de vida para vivir mejor

Por lo general, el tema de bajar de peso, verse mejor o tratar de aceptarse físicamente, son temas que por lo general se convierten para algunas mujeres en un verdadero dolor de cabeza.

Sobre todo las mujeres, durante mucho tiempo, se han dejado influenciar y han empezado a odiar sus cuerpos. Incluso han llegado a hacerse esclavas de dietas, fármacos y demás fórmulas, para quitarse todos esos kilitos de encima. 

Hoy les compartimos el testimonio de Alejandra Vélez, a quien le tomó tiempo dejar los estigmas del sobrepeso a un lado y continuar con su vida, día tras día. 

Por Alejandra Vélez

No recuerdo exactamente cuál fue el día que decidí aceptarme, quererme y dejar en paz a mi cuerpo. Lo que sí sé es que fue hace máximo un par de años atrás. La paz que he encontrado es invaluable, única y no negociable.

Todo el tiempo que me tomó llegar hasta aquí, leía y averiguaba mucho sobre el amor propio y autoestima; y cuando decidía vivir en paz, mi inconsciente me jugaba una mala pasada y ¡boom! Recaía en ese hoyo de preguntas interminables: ¿Por qué no soy delgada? ¿Estoy harta de vivir haciendo dieta? ¿Por qué mis amigas son guapas y yo no? y demás. 

Estoy segura que más de una vez te ha pasado esto, y sé que la guerra no es nada sencilla

Lo bueno es que las mujeres (digan lo que digan los hombres) tenemos una capacidad emocional más grande que la de los caballeros. Nosotras podemos encontrar más sentido a cosas pequeñas como:

  1. Primero: respirar
  2. Segundo: abrazar un árbol
  3. Tercero: ir de shopping

Tres de las mejores sensaciones y lo mejor es que te ayudará a despejar la mente y dejar de preocuparte por tu físico, tus kilos demás y todo aquello que definitivamente, te atormenta. 

Vamos al punto

Vamos entendiendo que es agotador vivir en un conflicto permanente con nosotros mismos. ¡Eso no es vida! Pero la vida sí tiene una fórmula, casi mágica, para vivir en paz contigo y con los demás:

“Primero me quiero y luego me quieren”

Tan importante es sentirse bien por fuera como por dentro. Porque nuestro bienestar mental repercute directamente en nuestra belleza exterior.  Una mujer bella es aquella que se preocupa por llevar una vida saludable y cuida los detalles de su aspecto físico, y ya sabemos bien que esto va más allá de tu color de piel, estatura, cabello o talla.

Hay algunos secretitos que comencé a practicar cuando decidí quererme y te los voy a compartir para que este proceso sea más corto y menos complejo para ti.

Tres truquitos la verdadera Fórmula de Vida

Autoestima

Nunca olvides que la autoestima es la consideración y amor que te tienes a ti mismo. Necesitamos creer en nosotras y alejarnos de las personas tóxicas. Recuerda que la autoestima tiene dos dimensiones: la autoconsciencia del yo y el amor propio.

 

Todo ello genera aceptación, confianza y respeto por sí mismo, interés por su desarrollo, enfrentarse a los desafíos de la vida (comprender y superar los problemas) y el derecho de ser feliz, alcanzar y defender sus metas y necesidades.

Acéptate y no te compares

Es vital aceptar qué somos y aceptarnos así como somos, posiblemente hay cosas que podemos cambiar pero otras que ya no se pueden.

Este es un paso importante para poder elevar nuestra autoestima, me amo y me acepto como soy, no me comparo. Sin duda en tu vida encontrarás de todo, personas mejores o peores que tú, esa es una realidad, pero no vivas comparándote: tú eres único e irrepetible, busca siempre mejorar para ti, no para agradar a los demás. 

Toma Decisiones

Decidir por uno mismo es ejercitar el amor propio. No es sano y es poco recomendable que los demás decidan el rumbo de tu vida. Tú tienes la libertad y el poder de saber que camino quieres seguir, esto te vuelve una persona segura y la seguridad es muy bien percibida por los demás.

Que el estrés laboral, una familia posesiva o un ambiente contaminado por personas tóxicas no toquen tu amor propio.

Recordarte que parte de esta fórmula es importante mimarte. Ponte un poquito de perfume, suelta tu cabello, utiliza ese color de labial que tanto te gusta. Si eres caballero, luce esa camisa que creías no te quedaba bien y sé tú.

Por otro lado, nunca olvides, “Si tú te quieres y te estimas, las personas también lo harán contigo”, te respetarán tanto como lo haces con tu propia persona. Practicándolo a diario verás que la fórmula es muy sencilla y llevadera. Vayan a conquistar el mundo y cárgate de seguridad, verás cómo poco a poco te sientes una persona plena. 

Relaciones

Tags

Lo Último


Te recomendamos