7 comportamientos que podrías pensar son normales pero delatan un trastorno de salud mental

Quizá podrías padecer un trastorno de ansiedad y no lo sabes

A pesar de que todos podemos padecer algún trastorno de salud mental como ansiedad, existen muchos mitos y tabús alrededor de estos que provocan que pasen desapercibidos o sean malinterpretados.

A veces, por vergüenza, miedo o culpa, terminamos por creer que cierto comportamiento es normal cuando no es así. Por ello, es importante saber cuándo algo no está bien con nuestra forma de reaccionar a ciertos estímulos. Los patrones de pensamientos, sentimientos y comportamientos pueden sugerir cuándo obtener ayuda para ti o para alguien que te importa.

Aquí te dejamos algunos comportamientos que podrían ser tóxicos y que deberías tratar.

1. Estresarte todos los días y por todo. Sí, es un mal de nuestros tiempos pero NO debería ser lo normal. No deberías normalizar un trabajo o situación que te trae estrés y malestares como insomnio o dolores de cabeza.  Muchos problemas de salud surgen del estrés.

2. Mecanismos de afrontamiento poco saludables. Si cuando estás nerviosa buscas beber o fumar "para relajarte" puede tratarse de una forma tóxica de evitar lidiar con algo. Distraerte con estímulos que pueden hacerte daño es una forma negativa de afrontar el estrés.

3. Aumento o pérdida rápida de peso sin causa médica obvia. ¿Estás comiendo más cantidad o menos cantidad?  Quizá estás comiendo normal pero tu peso no deja de fluctuar. Además de que podría tratarse de un problema de tu metabolismo, la mente ansiosa puede estar provocando cambios importantes en tu cuero.

4. Paranoia. ¿Sientes un miedo extremo de salid a la calle por miedo a que alguien te "siga" o constantemente piensas en las fatalidades de hacer ciertas cosas? Incluso si no tienes alucinaciones auditivas o visuales, la paranoia puede ser la puerta de entrada a problemas subyacentes peores.

5. Cuando algo interrumpe tu capacidad de funcionar se considera un problema. Por ejemplo, todos nos hemos sentido tristes y sin ganas de salir a la fiesta a la que nos invitaron pero so llevas mucho tiempo cancelando planes o evitando salir de tu cama por "sentirte triste", es un foco rojo de algo más.

6. Aislarte de tus amigos. No siempre tenemos ganas de convivir o socializar pero si has llegado al punto en el que desapareciste de tu grupo de amigos y te aislas y sigues sintiéndote mal (aunque no lo digas), puede ser que estés lidiando con situaciones emocionales y mentales que quizá debas tratar.

7. Perfeccionismo. Todos queremos hacer un buen trabajo y demostrar que somos los mejores pero una obsesión con la perfección no es algo de lo que estar orgullosos y definitivamente no es saludable. Si te obsesionas con el resultado final solo te lastimarás..

Te recomendamos en video