Tres síntomas de los pólipos uterinos a los que debes prestar atención

Los pólipos uterinos son crecimientos adheridos a la pared interna del útero que se extienden hasta la cavidad uterina.

Las mujeres tenemos cambios hormonales a lo largo de nuestra vida y que pueden desencadenar cierto tipo de enfermedades, como los pólipos uterinos.

¿Qué son?, los pólipos uterinos son crecimientos adheridos a la pared interna del útero que se extienden hasta la cavidad uterina. El crecimiento excesivo de las células en el revestimiento del útero (endometrio) produce la formación de pólipos.

Es necesario que conozcas que estos pólipos no suelen ser cancerosos (son benignos), aunque algunos sí pueden serlo o, con el tiempo, pueden convertirse en cáncer (pólipos precancerosos).

Los pólipos uterinos varían en tamaño, de varios milímetros (no más grande que una semilla de sésamo) a varios centímetros (del tamaño de una pelota de golf o más grande). Se adhieren a la pared del útero por medio de una base grande o de un tallo delgado.

Los pólipos uterinos son más frecuentes en mujeres que están transitando la menopausia, sin embargo, las mujeres más jóvenes también pueden tenerlos.

Muchas mujeres tienen varios pólipos uterinos y no tiene ningún tipo de alteración, pero cuando estos crecen podrían provocar algunos síntomas de mucho cuidado:

Menstruación irregular

Puede haber periodos en los que una mujer sangra frecuentemente y otros en los que hay ausencia de la misma. Este es uno de los síntomas más recurrentes.

Sangrado

Regularmente se presentan manchas o sangrados entre periodos; es decir cuando no debe haber sangrado. Puede confundirse con un sangrado de implantación, que es cuando existe un embarazo.

Como consecuencia de las frecuentes hemorragias es común la aparición de anemia. En toda mujer asintomática que presenta anemia en la analítica, hay que descartar los sangrados uterinos como posible causa de ésta.

Dolor intenso en el vientre

Cuando los pólipos son grandes pueden prolapsarse y asomar por el orificio del cuello uterino, ocupando parte de la vagina, y produciendo dolor por dilatación cervical. En estos casos la hemorragia puede ser más intensa. Además, pueden conllevar alteraciones en la vida sexual de la mujer.

Los especialistas indican que los pólipos pequeños no representan una amenaza para la fertilidad, pero los de gran tamaño pueden complicar el flujo de los espermatozoides y la implantación del embrión.

Baja de peso con jugo de naranja con rábano

El jugo de naranja con rábano tiene múltiples propiedades.

Te recomendamos en video