La mejor dieta y ejercicios para reducir la grasa visceral y lucir un cuerpo esbelto

La grasa visceral es riesgosa para la salud, puede desencadenar una diabetes u otras enfermedades parecidas

La dieta y el ejercicio son los métodos de pérdida de grasa visceral más saludables y efectivos, pero ¿qué dieta y qué tipo de ejercicio se considera mejor?

La grasa visceral se considera dañina porque se almacena en la cavidad abdominal junto a muchos órganos vitales, como el hígado, el páncreas y los intestinos. Cuanto mayor sea la cantidad de grasa visceral que una persona almacena, mayor es el riesgo de ciertas complicaciones de salud, incluida la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

5 consejos que te ayudarán a desaparecer la grasa abdominal de una vez por todas

Deshacerte de la grasa abdominal puede ser complicado pero estos consejos te ayudarán

 

Una dieta alta en grasas saturadas y no hacer ejercicio puede conducir a la acumulación de grasa visceral, por lo que algunos cambios simples en la dieta y volverse más activo pueden ayudar a reducirla. Pero con tantas dietas y tipos de ejercicio diferentes para elegir, ¿qué se considera mejor?

Cuando se trata de la dieta, se ha demostrado que una dieta baja en calorías es efectiva para eliminar la grasa visceral. Un estudio comparó las dietas populares, que incluyen altos niveles de lácteos, ejercicios abdominales y una dieta baja en calorías. De las tres dietas, la dieta baja en calorías fue la mejor.

 

Los investigadores encontraron que los ejercicios aeróbicos de intensidad moderada y alta fueron más efectivos para reducir la grasa visceral sin hacer dieta. Pero también señalaron que el ejercicio aeróbico debe combinarse con una alimentación saludable para que sea más efectivo para atacar la grasa visceral.

Ejemplos de ejercicio aeróbico son caminar, correr, nadar y andar en bicicleta.

Las cinco posturas sexuales que queman más grasas

Una persona puede quemar 100 calorías por una sesión de 15 minutos de sexo.

 

Aquí hay seis alimentos ricos en proteínas (tanto de origen vegetal como animal) para incluir en tu dieta: tofu, anacardos, quinoa, pollo, huevos y salmón.

Te recomendamos en video