La resequedad en los ojos puede ser un síntoma de hipertiroidismo

El malestar ocular puede indicar dos enfermedades de la tiroides.

Los ojos secos, doloridos, con picazón o ardor pueden ser un signo de enfermedad de la tiroides. Esta zona del cuerpo alberga una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, justo arriba de la clavícula. Es una de las glándulas endocrinas que producen hormonas. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades del cuerpo.

Igualmente, el malestar ocular puede indicar dos enfermedades de la tiroides: la enfermedad de “graves”, una de las causas del hipertiroidismo (sobreproducción de hormonas) y la tiroiditis de Hashimoto, una inflamación autoinmune de la tiroides.

En ambos casos, el deterioro de la tiroides ocurre cuando el sistema inmune ataca por error la glándula, en lugar de combatir la infección. Debido a que ciertas proteínas en los ojos son similares al tejido tiroideo, el sistema inmunitario también puede atacar estos órganos.

Tanto la sequedad como otras molestias surgen principalmente de la falta de humedad, que es “robada” por la enfermedad de la tiroides, según WebMD. Aunque comparte la misma causa, el problema ocular no se cura con un tratamiento de tiroides.

El alivio de las molestias se puede lograr a través de las gotas oculares recomendadas por un médico, que evitan la sequedad y el enrojecimiento, o al usar una máscara en el área de los ojos durante el sueño, lo que ayuda a mantener la humedad.

El ojo reseco es muy común, y el síndrome de ojo seco es una razón principal para la consulta con los profesionales de la visión. Una encuesta reciente por Internet reveló que casi la mitad (el 48 %) de los estadounidenses de 18 años en adelante experimentaba regularmente síntomas de ojo seco.

Determinadas enfermedades sistémicas, tales como diabetes, trastornos relacionados con la tiroides, lupus, artritis reumatoide y síndrome de Sjogren, contribuyen a la aparición de problemas de ojo reseco.

Los síntomas del ojo seco y el síndrome del ojo seco abarcan:

– Sensación de quemazón

– Picazón en los ojos

– Sensaciones dolorosas

– Pesadez en los párpados

– Ojos doloridos

– Sensación de sequedad

– Ojos rojos

– Visión borrosa

La relación entre la vitamina B-12 y la depresión

Los bajos niveles de una vitamina pueden producirse por una alimentación deficiente.

Te recomendamos en video: