5 cosas que pasan cuando aprendes a poner tu felicidad primero

No te sientas mal por ponerte primero

Crecimos bajo la idea de que tenemos que preocuparnos siempre por los demás antes que por nosotros; de tender la mano al que lo necesite, en lugar de enfocarnos en resolver nuestros propios problemas. Sin embargo, el secreto de la felicidad está en aprender a ponernos primero, antes que a los demás. No es una cuestión de egoísmo sino no de amor propio.

Y no es que esté mal, al contrario, una sociedad se fortalece cuando nos apoyamos los unos a los otros. Pero tampoco hay nada de malo en aprender a ser feliz por ti.

El amor propio es de valientes y ponerte primero demuestra que eres fuerte y que te cuidas., algo que en estos tiempos olvidamos.

¡Cuando pones tu felicidad primero, pasan cosas asombrosas con tu vida!

Aprendes que "no" es mucho más que una palabra

No es necesario que proporciones una razón para rechazar algo. Si tus amigos quieren salir un viernes por la noche y tú no quieres porque solo quieres relajarte en casa, puedes decir que no. No necesitas buscar excusas de ningún tipo. Poner tu felicidad primero es saber decir "no" cuando no quieres algo.

Te sentirás más en control

Estarás menos abrumada. Te sentirás más en control de tu horario y tu tiempo. Poner tu felicidad primero está en saber tus prioridades y limitantes sin tener que complacer a nadie más que a ti. Eso sin duda te ayuda a entenderte mejor y vivir a tu ritmo y a tu modo en vez de añorar tiempo para respirar entre tantos pendientes.

El tiempo contigo misma se vuelve una prioridad todos los días

Tu salud mental es importante. Poner tu felicidad primero es darte el tiempo para reflexionar, meditar, leer, crear o simplemente hacer nada. Cuando haces tiempo para ello todos los días, sentirás la diferencia, física y mentalmente. Tendrás más energía. Serás más feliz Podrás ayudar mejor a los demás cuando sea necesario.

Dejas de conformarte

Poner tu felicidad primero es aprender a dejar de conformarte y establecerte, tanto en el trabajo, como en tus relaciones y hasta con tus propios objetivos. Estarás más en sintonía con lo que mereces y dejarás de conformarte con menos. Dejarás de permitir que otros te falten al respeto y te definan. Descubrirá que define su valía, y eso será algo poderoso.

Tienes más energía para ti

Cuando dejes de esparcir tu energía en satisfacer a los demás. tendrás la energía para concentrarte en tus propios objetivos. Descubrirás talentos ocultos, sueños y oportunidades que antes no veías por estar concentrada en otras cosas. Podrás usar toda esa energía para vivir una vida de la que estés orgullosa y agradecida.

Te recomendamos en video