Aprende a soltar lo que no es para ti

Soltar es respirar de nuevo

Uno de los peores sentimientos del mundo es el vacío, el estancamiento, la desesperanza. Nadie quiere pasar por ello pero aparecen justo cuando un amor nos rompe el corazón, cuando una persona a quien queríamos nos decepciona o cuando fallamos en algo que creíamos teníamos perfectamente controlado. Nadie quiere pasar por ello pero a veces, es difícil soltar aquello que nos hace tanto mal.

Te entiendo, es difícil bloquear todos esos pensamientos fatalistas; aquellos que te hacen creer que no eres lo suficientemente buena o que mereces todo lo peor. Sé lo fácil que es caer en la cama y no querer salir nunca, lo fácil que es encerrarte en tu "lugar seguro" y evitar a cuantas personas intenten acercarse. Pero es justo en esos momentos cuando necesitas un golpe de realidad y ese es que tienes que aprender a soltar. 

 

Dejar ir es un proceso que viene poco a poco pero es lo único que te permitirá seguir adelante cuando sientas que nada te sale bien. Acepta tus errores y aprende a respirar de nuevo. Poco a poco recuerda que nadie define tu valor más que tú misma.

Aprende a dejar ir a las personas que ya no están en tu vida y también deja ir a aquellas que no hacen algo por estar en ella. Aprende a dejar ir a esos amigos que no vibran en tu misma frecuencia. Deja ir a las personas que optaron por alejarse, incluso si no querías que lo hicieran. A veces, conoces a alguien de toda la vida y de pronto, hay un cortocircuito que no deja que esa energía vuelva a fluir. Aprende a soltar eso también.

 

Suelta a las personas que sólo roban tu energía, a las relaciones tóxicas a las que tanto te aferrabas. Deja de pensar que cambiarán, que tienes que darles amor y comprensión. Recuerda que no las necesitas en tu vida, aunque su paso fue necesario para que aprendieras una lección. Haz a un lado todo ese amor que nunca te dieron o al menos no uno que merecieras.

Aprende que aquello que dijiste o hiciste está en el pasado. Deja de atormentarte por los "hubiera". Lo que fue, no volverá y lo único que puedes hacer para cambiar las cosas, es seguir adelante por otro camino.

Soltar significa no volver al pasado. Significa alcanzar tus sueños, tu felicidad, tu definición de éxito sin pensar en lo que dejaste atrás. Porque a veces, las personas que eliges acoger en tu vida son grandes contratiempos que te impiden alcanzar tus objetivos. Debes soltarlos porque simplemente obstaculizan tu progreso, pretendiendo estar contigo en la escalada pero en realidad están rompiendo cada peldaño de tu escalera. Debes dejarlos ir porque hay algo más grande que tu relación con ellos, esperando.

Te recomendamos en video