5 síntomas de deficiencia de vitamina C que puedes estar sufriendo sin darte cuenta

Toma nota.

Uno de los nutrientes más importantes para el buen funcionamiento del cuerpo es la vitamina C. y no solo porque te protege de los resfriados, es esencial para la salud y la reparación de diversos tejidos del cuerpo, incluidos la piel, los huesos, los dientes y el cartílago.

“La falta persistente de vitamina C en tu dieta puede llevarte a una condición llamada escorbuto. Los síntomas del escorbuto incluyen moretones fáciles, sangrado fácil y dolores en las articulaciones y músculos”, explican al respecto en el portal Patient.

La vitamina C también se llama ácido ascórbico. El cuerpo humano no puede crear esta vitamina, por lo que siempre debes tratar de incluir en tu dieta alimentos que la contengan. Este nutriente es necesaria para producir una sustancia llamada colágeno que se requiere para la salud y la reparación de diversos tejidos del cuerpo, incluidos la piel, los huesos, cartílagos, ligamentos y tendones, paredes de vasos sanguíneos y dientes.

Deficiencia de vitamina C : síntomas

Los primeros síntomas de la deficiencia de vitamina C tienden a ser:

  • Cansancio y debilidad.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Moretones con facilidad.
  • Manchas que parecen diminutos hematomas rojo-azules en la piel.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Piel seca.
  • Hinchazón y decoloración de las encías.
  • Sangrado repentino e inesperado de las encías.
  • Las hemorragias nasales.
  • Mala cicatrización de las heridas.
  • Problemas para combatir infecciones.
  • Sangrado en las articulaciones, causando severos dolores articulares.
  • Cambios en tus huesos.
  • Pérdida de dientes.
  • Pérdida de peso.

Si no se diagnostica y trata, la deficiencia de vitamina C también puede provocar dificultad para respirar, problemas nerviosos, fiebre y convulsiones.

Para mejorar tus niveles de vitamina C puedes agregar a tu dieta frutas cítricas como naranjas, limones y toronjas. Así como fresas, frambuesas, arándanos, melón, sandía y kiwi. Esta vitamina también la puedes hallar en vegetales como espinacas, pimientos verdes y rojos, tomates, coliflor, repollo, brócoli y papas.

Te recomendamos en video: