7 señales que indican una mala relación con tus padres y cómo arreglarla

No todo tienen que ser problemas con tus padres, puedes tener una armoniosa relación

Como todas las relaciones, la que tienes con tus padres cambiará a medida que pase el tiempo. Eso es especialmente cierto una vez que te conviertes en adulto y creas una vida entera para ti.

Según los expertos, el mejor lugar para comenzar es examinar la relación que tiene con ellos ahora. A veces las personas descubren que su relación con sus padres no es tan sólida como piensan

Acá cinco señales que podrían indicar una mala relación con tus padres:

1. Todavía te están exigiendo cosas, incluso si eres un adulto

Si tus padres tuvieron un estilo tradicional para criar a sus hijos, probablemente creciste pensando que tus padres son la máxima autoridad. Todo lo que te dicen que hagas, debes hacerlo. Como adulto, no hay nada de malo en hacer lo que dicen por respeto a ellos. "En una relación sana entre padres e hijos, la esperanza es que los padres reconozcan esta madurez e interactúen con sus hijos desde la perspectiva de ser adultos autónomos. Es importante establecer límites "apropiados para la edad" con tus padres cuando sea el momento" dice Nicole Miller, psicoterapeuta.

2. Te hacen dudar todas tus decisiones personales

Si sus padres cuestionan constantemente tus decisiones con respecto a tus relaciones, empleo o la ciudad en la que vives, su relación puede no ser tan sólida como crees. Según Miller, tus padres no deberían hacerte sentir como si tuvieras que cuestionar tus decisiones. No deberían hacerte sentir que tus opiniones no importan. Es posible que solo quieran lo mejor para ti, pero una relación sólida es aquella en la que tus padres respetan que es tu vida y tus decisiones.

Previene un ataque al corazón reduciendo la ingesta de 300 calorías diarias

Este régimen alimenticio permitió que pudieran bajar entre 10% y 15% de su peso, del cual el 71% era grasa.

 

3. Están demasiado involucrados en la vida del otro

¿Te resulta difícil identificar dónde termina y dónde comienzan tus padres? Si es así, Miller dice: "Este es un signo de enredo, donde hay poco diferenciador entre las dos partes". El problema aquí es que a menudo esto hace que tomes las emociones de tus padres y te sientas culpable por la incapacidad de satisfacer sus necesidades. Esto también funciona al revés. Estar cerca de tu familia es genial. Es importante que haya gente que sepa lo que está pasando y que pueda estar allí para apoyarte. Pero no deberías estar demasiado involucrado en la vida del otro.

4. Te sientes mal por decirles no

Como sabes, los límites son clave. Pero, como dice la psicoterapeuta, "una de las cosas que dificulta el establecimiento y mantenimiento de límites es que a menudo también buscamos un acuerdo, aprobación y aceptación de los límites que establecemos para nuestra relación". Si su relación no es tan saludable como crees, tendrás problemas para establecer límites sin asegurarte de que tus padres estén de acuerdo con eso. Incluso puede sentirte mal si tiene que decir "no".

 

5. Siempre intentas rebelarte contra ellos

"Una de las tareas básicas de desarrollo de un niño es individualizarse, lo que significa separarse y diferenciarse del cuidador o los padres", dice la terapeuta Jessica Glenn.  Si se hace de una manera saludable, Glenn dice que deberías poder mantener tu sentido de autonomía y ser interdependiente con tu familia como adulto. Sin embargo, si no se hace de manera saludable, es posible que te rebeles constantemente contra tus padres hasta el punto de no querer depender de tu familia para nada.

Te recomendamos en video