Cómo superar tus miedos a tener una cita romántica

Tener una cita romántica puede provocarte pesadillas pero es algo que debes superar

Todos tenemos diferentes perspectivas sobre las citas. Algunas personas lo ven como algo divertido y lleno de posibilidades; otros las odian y las evitan a toda costa. Para quienes tienen miedo de dar el salto hacia salir con otras personas, pueden surgir muchas dudas y miedo a la incertidumbre.

La incertidumbre de las citas ha hecho que algunas personas tengan miedo, una respuesta natural a la vulnerabilidad. Las citas no son fáciles y el miedo hace que tengas este instinto de salir huyendo hasta darte cuenta de que sigues soltera. Esto se vuelve un ciclo vicioso del que puedes no salir nunca ya que seguirás dañando tu autoestima y por tanto, la posibilidad de conocer a alguien que de verdad valga la pena.

 

Tranquila, no estás sola. Aquí hay algunos de los temores más comunes al momento de tener una cita romántica y cómo superarlos:

Miedo a verte torpe

Es posible que tengas miedo de acercarte a la persona que deseas porque no tienes idea de cómo hablarle. Quizás te preocupa que tus compañeros se burlen de ti. O tal vez te asusta la incapacidad de controlar lo que sale de tu boca. Supera este miedo bajando la respuesta de pánico de su cuerpo.  Deja de pensar en todas las fatalidades y practica respiraciones lentas y controladas. Esta técnica te ayuda a reunir tus pensamientos.y desacelera tu corazón Una vez que no sientas pánico, podrás tener una conversación tranquila.

Miedo al rechazo.

El rechazo apesta y nadie quiere pasar por ello. Este miedo le impide acercarte a alguien para una cita. Plantea pensamientos negativos sobre cómo otros te verán en tu mente. Tienes miedo de convertirte en el centro de atención porque no quieres equivocarte y que todos se burlen de ti.  Refuerza tu autoestima para vencer este miedo.

La baja autoestima hace que te sientas avergonzada de expresar tus sentimientos cuando sales con alguien  y te dificulte lidiar con las consecuencias del rechazo. Sin embargo, la vida continuará como siempre, incluso después de un rechazo. Minimiza este miedo hablando con alguien por alguna aplicación de citas primero o con el amigo de un amigo. Apóyate en tus amigos.

Miedo a la intimidad

La mayoría de las personas temen la intimidad debido a un trauma pasado, pero algunas también temen el sexo o el embarazo debido a sus creencias personales. Esta fobia es muy real y afecta a más personas de las que crees. Al final, esto se convierte en un freno para salir o participar en acciones íntimas. Está bien buscar ayuda profesional si la intimidad te asusta. Habla con tu médico acerca de los métodos de control de la natalidad si no está lista para el embarazo.

Sin embargo, si tiene fuertes creencias sobre las relaciones sexuales y tu pareja no las respeta, puede ser beneficioso considerar la abstinencia hasta el matrimonio. Acércate más a tu pareja y elimina las barreras emocionales que has creado en tu cabeza.

Miedo al compromiso

El temor de asumir un compromiso real con otra persona puede llevarte a evitar las citas. Puedes temer el compromiso porque no confías en ese interés amoroso o porque no te sientes lo suficientemente madura para hacerlo. .

Para vencer este miedo, abre tu corazón y comparte esos problemas con tu pareja. Reconoce que puedes terminar sola si no te arriesgas al amor. Ten paciencia, deja ir tu miedo y comprométete con la persona con la que de verdad te sientas conectada.

Miedo al abandono.

Algunas personas temen salir debido a lo que podría suceder a largo plazo. Estas inseguridades te impiden comenzar una relación con nadie. Por ejemplo, las mujeres que desean una relación a largo plazo pueden evitar las primeras citas solo porque se mentalizan a que no funcionarán. Reconoce que nadie sabe lo que depara el futuro, continúa probando y no temas a que las cosas no salgan como esperas. Trabaja para que la relación a flote en vez de inyectarle tus inseguridades..

Discute tus miedos con alguien de confianza. Finalmente, si un problema más profundo causa este temor, considera trabajar con un terapeuta.

Te recomendamos en video