Así es como puedes hacer las preocupaciones a un lado para ser más feliz

Las preocupaciones impiden que disfrutemos de la vida como debe ser

Hoy en día parece una situación normal tener mil preocupaciones en a cabeza que no te dejar tranquila. El trabajo, el tráfico, las deudas e incluso la familia y relaciones personales provocan que olvides disfrutar de la vida y ser feliz.

Cuando te preocupas demasiado por todo lo que sucede, lo único que quieres es saber cómo dejar de hacerlo, calmarte y reducir la ansiedad sin estresarte por ello. Pero cuando tratamos de guardarlo, resistirlo e ignorarlo, nuestra ansiedad y preocupaciones se vuelven aún más fuertes y estresantes. Un ciclo vicioso agotador y desgastante.

Es como si fueses una olla a presión a punto de estallar. Lo peor, es que este efecto de olla a presión provoca enfermedades físicas y emocionales como presión arterial alta, insomnio, fatiga y depresión que a la larga cuestan trabajo tratar.

Todos hemos tenido momentos, por eso podemos aconsejarte sobre cómo salir de ahí.

Identifica lo que te preocupa

Cuando las preocupaciones te acorralan, es casi seguro que tomarás malas decisiones y que te bloquees. Antes de que esto pase, identifica lo que detona esa ansiedad. Cuanto mejor y más rápido pueda identificar los pensamientos, las sensaciones corporales y los impulsos de acción que acompañan tus preocupaciones, más rápido podrás calmarlos. No subestimes esto. Es increíblemente poderoso.

Declara energía positiva

Tu mente está llena de varias cosas que quieres solucionar. Algunas de estas cosas son inmediatas, aquellas que puedes resolver con acción. Algunos están fuera de tu control, y ahí es donde entra la preocupación. Acepta que hay muchas cosas más allá de tu control. No importa cuánto intentes resolverlas, los resultados no siempre serán de la forma en que lo deseas.

En su lugar, enfoca tu mente en las cosas presentes con las que puedes lidiar. Replantea tus preocupaciones en una experiencia positiva a través de pensamientos positivos. Si hay un problema específico, enfréntalo con una actitud positiva. Sé tu mejor amiga y ten una charla feliz que te prepare para enfrentar cualquier circunstancia en la que te encuentres. No es una fórmula mágica, pero ayuda a cambiar tu cerebro a algo positivo.

Ley de la atracción

Tus pensamientos atraen el mismo tipo de experiencias así que si estos son negativos, pasarán cosas negativas. Para lograr que las cosas pasen como deseas, debes producir pensamientos similares que coincidan con esto. Esta ley es más una técnica de poder mental en la que usas tu mente para obtener los resultados que deseas. Para cambiar el resultado de tus pensamientos, debes estar dispuesto a cambiar el origen.

Cuando te preocupas por ciertas cosas, atraes energía negativa que te hace preocuparte más. La energía negativa circula a tu alrededor y afecta tu mente y cuerpo. Si sientes que, a pesar de tratar de manifestar positividad y agradecimiento nada va bien, debes profundizar en cómo lo haces. Lo más probable es que te sientas frustrada, tengas dudas o te arrepientas de cómo has hecho ciertas cosas. Esto sólo te lleva a sentir ansiedad y por ende, no puedes hacer que tu mente vibre positivo. Necesitas eliminar toda la resistencia y a veces, no puedes hacerlo sola. Quizá puedas pedir ayuda a un amigo, un terapeuta o incluso mediante actividades como yoga y meditación.

 

Te recomendamos en video