Así es como puedes sanar tus heridas emocionales

Cuando duele el corazón, sanar puede parecer imposible pero no es así

El dolor es inevitable a lo largo de la vida, aunque cargar con él sin ver la forma de liberarlo, sólo alimenta el sufrimiento. Aunque nuestras heridas no son nuestra culpa, sanar es algo que sí está en nuestras manos.

Es posible que en este momento estés pasando por algo difícil y doloroso; que quizá llevas días llorando por las noches o que estás confundida sobre el rumbo que debes tomar y que eso te genera malestar. Cuando estás herida, hay tantas cosas que pasan por tu cabeza; te preguntas por qué, por qué y por qué y no parece haber ninguna respuesta. Pero aquí hay algo que debes saber: todo va a estar bien. Puedes sanar, pero todo depende de ti.

La sanación no es un remedio de solución rápida que venga en un manual; es un proceso que toma tiempo y paciencia contigo misma. Pueden pasar años y seguir teniendo ese pinchazo en el corazón pero llega un día en el que te das cuenta que es cada vez más llevadero y que de un momento a otro cambia por una sonrisa.  Sí, es doloroso pero el proceso vale la pena.

Cuando mires hacia atrás no recordarás esos sentimientos de dolor, rechazo, duda y confusión, pero recordarás el viaje y te hará sonreír. Te sentirás orgullosa de ti misma y de saber que ya no eres la misma persona que se tiraba al suelo a llorar. Lo has estado haciendo tan bien. Cuidar las heridas emocionales significa también aceptarlas.

Debes perdonar y perdonarte, así ya no estarás atada a lo que te hicieron o lo que te dijeron. Cuando eliges perdonar, te liberas de ellos; sentirás que un peso pesado ha sido levantado de tus hombros. Ni siquiera recordarás el dolor y el dolor. Los recuerdos ya no te harán daño. Perdonar te ayudará a sanar y estarás en paz con tu pasado. No significa que tengas que aceptar de vuelta a quien te hizo daño, sino que simplemente  te enseñará a dejar ir y seguir adelante en la vida.

Recuerda que la sanación tiene que ver con el auto descubrimiento, el amor propio y el crecimiento. Vas a aprender muchas lecciones que mantendrás contigo para toda la vida.

 

 

Te recomendamos en video