5 verdades sobre salir de una relación tóxica

Lo mejor de terminar con una relación tóxica son las lecciones que te dejará

Salir de una relación tóxica no es nada fácil y cuando lo logras, te das cuenta de que la parte más difícil después de una ruptura es despertar cada mañana confundida acerca de lo que estás sintiendo. Por un lado, sientes el alivio de no estar más ahí y por otro, te sientes perdida, herida o vacía…o todo a la vez.

Es un momento en el que no puedes conciliar el sueño ya que cada vez que cierras los ojos, aparecen imágenes de lo que fue la relación y te cuestionas sobre lo que ocurrió y lo que "hubiera pasado sí…". Pero es claro, cuando una relación es tóxica, estás enamorada únicamente de la idea de estar con alguien, o mejor dicho, de no estar sola.

Olvidas la crueldad y la indiferencia con la que el otro te trata; nada es una excusa para salir de ahí. Como seres humanos, siempre elegimos creer en alguien y perdonarlos a pesar de sentirnos vacíos a cambio.

Aquí hay algunas cosas que aprenderás después de estar en una relación tóxica:

1. El proceso de seguir adelante y volver a las andadas es complicado con el corazón roto pero reconstruirte de nuevo es necesario

Puede llevar muchas noches de llanto, días consecutivos de preguntarte constantemente qué fue lo que hiciste mal que te puso en esta situación. Pero eventualmente saldrás adelante. Es un proceso y cada paso que te llevará a la sanación vale la pena porque es así como encontrarás tu verdadero valor y te encaminarás hacia el futuro que realmente quieres,

2. Tendrás dificultades para abrirte de nuevo.

No todos tienen la misma facilidad para levantarse después de una relación fallida. El trauma por el que has pasado será el mayor obstáculo mientras luchas por volver a abrir tu corazón. Has sido herida tanto que construiste un muroalrededor de tu corazón para estar segura. Es muy probable que alejes a la gente como un mecanismo de defensa pero recuerda que es posible abrirte al amor de nuevo. No tiene que ser de inmediato, pero no te conviertas en un cuerpo sin vida que va en automático.

 

3. No vuelves a confiar de la misma manera

Es difícil confiar en alguien otra vez después de ser lastimada. Te hace creer que todas las personas que entran en tu vida quieren lastimarte y que eventualmente se irán. Tendrás dificultades para volver a creer y cuando alguien intente romper tus paredes y te asegure que no te hará daño, no podrás creerlo. Porque estás acostumbrada a escuchar lo mismo. Será difícil volver a confiar, pero recuerda que lo harás.

4. Habrá días y noches en las que te preguntarás constantemente dónde te equivocaste.

Pensar demasiado se convertirá en una constante. Tendrás pensamientos que te perseguirán continuamente. Siempre dudarás de ti misma y verás hasta el mínimo defecto en tu persona. Te preguntarás si amaste demasiado poco o demasiado y te sentirás como si no hubieras hecho lo suficiente. Pero lo bueno de haber salido de ahí es que podrás redescubrir poco a poco quién eres u lo mucho que vales. Eres suficiente y mereces mucho amor. No es tu culpa que te hayan dejado atrás.

5. Llegará un momento en tu vida en el que no quieres nada serio

De pronto te preguntarás si de verdad quieres algo serio por lo que comenzarás a considerar jugar un poco con tus opciones, aún cuando no quieras creer en el amor. Esto es sólo una fase. Puedes salir con todos los que quieras sin estar en una relación. Está bien buscar, probar y descubrir cosas. No hay presión de estar comprometida pero no vuelvas a caer en lo mismo. Encontrarás el amor cuando estés lista porque lo sentirás. Y tomará tiempo pero valdrá la pena.

Te recomendamos en video