4 dudas que te surgen tras ser diagnosticada con desorden de ansiedad

Lo más importante: No dejes que la ansiedad te consuma

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) puede ser difícil de diagnosticar. En algunos casos, también puede ser difícil distinguirlo de otras afecciones de salud mental, como la depresión.

Es posible que tengas Ansiedad Generalizada si:

-Tu preocupación afecta significativamente tu vida diaria, incluida tu vida laboral y social.

-Tus preocupaciones son extremadamente estresantes y molestas

-Te preocupas por todo tipo de cosas y tienes una tendencia a pensar lo peo

-Te has sentido preocupada casi todos los días durante al menos 6 meses.

Si ya has sido diagnosticada por un profesional, es muy probable que tengas muchas dudas en tu cabeza.

¿Qué es la ansiedad?

Síntomas comunes:

  • Sentirte nerviosa, inquieta o tensa.
  • Tener una sensación de peligro inminente, pánico o fatalidad constante.
  • Tener una mayor frecuencia cardíaca y respiración rápida (hiperventilación).
  • Transpiración y temblores
  • Debilidad o cansancio
  • Problemas para concentrarte o pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual
  • Trastornos de sueño (para dormir o despertar)
  • Experimentar problemas gastrointestinales (GI)
  • Tener la necesidad de evitar las cosas que provocan ansiedad.

Estos son síntomas universales pero la cosa es que cada quien tiene su propia historia y sus propios detonantes. Por ello, la ansiedad no es exactamente la misma para todos. Tienes tus razones particulares para estar ansiosa pero las raíces de la ansiedad nunca son del todo conscientes, y sus síntomas pueden diferir.

¿Tengo que tomar medicamentos para la ansiedad o hay otras opciones?

Los medicamentos definitivamente te darán un alivio bastante inmediato y si tu ansiedad es grave, o tal vez incluso intolerable, la medicación puede ser muy útil. Sin embargo, no es lo único que puedes hacer, especialmente ti el terapeuta te dice que los medicamentos no son indispensables. En ese sentido, la psicoterapia proporciona una solución más profunda ya más largo plazo.

Si decides probar la medicación, únicamente tu médico puede recetarla. Además, la mayoría de las veces es más útil una combinación de psicoterapia y medicación. Conforme vas a las sesiones, es muy probable que ya no necesites medicamentos o al menos que las dosis bajen.

 

¿Cómo sé cuál es la mejor terapia?

Existen muchos tipos de terapia a los cuales puedes acudir, desde TCC (terapia cognitiva conductual), psicodinámica o psicoanálisis, el problema está en decidir cuál es la mejor opción.

Si te encuentras indecisa o temerosa de lo que pasará, la Clínica Mayo, describe la CBT, psicoterapia de sesión limitada, como una terapia que te ayuda a tomar conciencia de los pensamientos inexactos o negativos para que puedas ver las situaciones difíciles con mayor claridad y responder a ellas de una manera más efectiva. Mientras que la TCC es una terapia basada en el pensamiento y la habilidad que le brinda herramientas para controlar la ansiedad.

Las terapias psicoanalíticas o psicodinámicas, ofrecen una relación con su terapeuta en la que sus sentimientos se pueden sentir y conocer.

Tanto la medicación como las técnicas de manejo para el control de la ansiedad pueden ser útiles, pero solo hasta cierto punto. Estos te ayudan a sobrellevar su ansiedad y ofrecen alivio temporal pero no puedes volverte dependiente de ellas sino trabajar en conjunto durante un tiempo y después actuar a largo plazo por tu cuenta.

¿Mejoraré algún día?

Cuando padeces ansiedad es realmente difícil ver el panorama con claridad. Pero debes saber que definitivamente hay esperanza, no importa cuánto tiempo hayas estado con ansiedad.

Es difícil saber cuándo tendrás un ataque de ansiedad pero lo que es seguro es que siempre puedes obtener alivio de cualquiera de los métodos anteriormente mencionados. Descubrir cuál es la raíz de su ansiedad puede ser un enorme paso en la posibilidad de cambio que te lleva a sanar. Busca un terapeuta con el que tengas un espacio para expresar tus pensamientos y sentimientos.

Un terapeuta no juzga ni opina, simplemente te alienta a expresar lo que tienes en mente y eso, aunque no lo creas, es increíblemente catártico. Te descubrirás a ti mismo de una manera que no creías posible y toda tu vida será mucho más feliz.

 

 

Te recomendamos en video