Semana Santa: tips para consumir pescados y mariscos de manera segura

Para evitar intoxicaciones, se deben tomar precauciones al comprar los alimentos y también al cocinarlos

En Semana Santa, suele aumentar el consumo de pescados y mariscos, por lo que es necesario tener en cuenta ciertos puntos para prepararlos de manera apropiada para evitar problemas de salud.

Estos alimentos son muy saludables y poseen múltiples beneficios. Así lo explica la Dra. Eliana Reyes, nutrióloga de Clínica Universidad de los Andes, quien pone especial énfasis en los nutrientes.

"Este tipo de alimentos tiene Omega 3, aceite esencial para proteger nuestro bienestar cardiovascular, y combatir enfermedades autoinmunes como la artritis. Además, mantiene en equilibrio los ácidos grasos del organismo, tiene un efecto anti inflamatorio y ayuda a prevenir el deterioro cognitivo", detalla.

¿Cómo consumirlos de manera segura?

La Dra. Eliana Reyes explica que el principal riesgo para la salud por consumir pescados y mariscos en mal estado, es la intoxicación alimentaria. Esta provoca dolor abdominal cólico, vómitos, diarrea y a veces fiebre.

“Generalmente estos síntomas se producen en forma muy rápida después de consumido el alimento en mal estado”, explica, entregando algunos consejos para evitar intoxicaciones:

Comprar y consumir los mariscos y pescados en lugares autorizados.

  • Al comprar pescados frescos: fijarse que tengan ojos sobresalientes, brillosos y transparentes. Las escamas y la membrana de la parte abdominal deben estar bien adheridas y poseer su olor característico. La carne debe ser dura, firme y elástica al tacto. Al cocinar pescados correctamente congelados o en conserva, se reducen los riesgos.
  • Los mariscos: siempre deben tener olor a fresco y estar vivos, lo que se confirma cuando al ser tocados reaccionan cerrando sus valvas, en el caso de los bivalvos, o escondiéndose en el caso de locos y caracoles.
  • Refrigeración: mantener los mariscos a menos de 5o C y separados de otros alimentos. Lavarlos antes de consumir y, si se quieren reducir los riesgos para la salud, se recomienda hervirlos por al menos 5 minutos ya que el jugo de limón no cuece los alimentos.
  • Al cocinar: evitar la contaminación cruzada; no utilizar los mismos utensilios en productos crudos con los que estén cocidos o listos para consumo, como las verduras.

¿Qué hacer frente a una intoxicación?

Si los síntomas son leves y de corta duración, preocuparse fundamentalmente de la hidratación. Si son más severos, acudir a un centro de salud.