Seis vitaminas que ayudan a incrementar la fertilidad

Practicar ejercicio también ayuda a mejorar las probabilidades de que quedes embarazada

Llevar una dieta saludable es muy importante a la hora de concebir. La alimentación influye en la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer, por tanto debes conocer cuáles son las vitaminas para mejorar la fertilidad que no pueden faltar en tu dieta si estás buscando un bebé.

Demás está decir que aparte de la alimentación, también contribuye a mejorar la fertilidad la práctica de ejercicio, evitar hábitos nocivos como el tabaco, las drogas y el alcohol y reducir el nivel de estrés.

Te contamos a continuación las vitaminas que debes tomar y en qué alimentos puedes encontrarlas para aumentar tus posibilidades de tener un bebé:

Vitamina A

Favorece la fertilidad ya que participa en la formación de esteroides, base de las hormonas sexuales. Además, la vitamina A es un potente antioxidante por lo que protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro producido por los radicales libres.

Podemos encontrarla en: la mantequilla, la leche entera, huevos e hígado. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el albaricoque y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde.

Vitamina B

Las vitaminas del grupo B son esenciales para una buena salud reproductiva femenina y masculina. En la mujer, la vitamina B6 ayuda a regular el equilibrio de estrógenos y progesterona en la fase lútea, tercera fase del ciclo menstrual que empieza justo después de la ovulación.

Puede encontrarse en alimentos como: hígado, conejo, pavo, patatas, pimientos rojos y verdes, anacardos, cacahuetes y avellanas.

Vitamina B12

Por su parte, la vitamina B12 es esencial para el hombre pues aumenta el conteo de espermatozoides y por lo tanto aumenta también las posibilidades de concebir. Se encuentra en las vísceras como los riñones, el hígado y carnes en general, huevos, productos lácteos y pescados como las sardinas, el atún, y las almejas.

Ácido fólico

El ácido fólico también es una vitamina del grupo B. Es necesaria para prevenir malformaciones y defectos del tubo neural en el bebé. Cuando te enteras que estás embarazada ya puede ser tarde para prevenir algún defecto congénito como la anencefalia o la espina bífida, ya que la formación del tubo neural se produce en las primeras semanas de gestación cuando aún desconoces que estás embarazada.

Se encuentra principalmente en vegetales de hoja verde (espinaca, acelga y col), legumbres y cereales integrales. El ácido fólico es de vital importancia, por tanto para evitar su carencia en el organismo la mujer debe tomar un suplemento de 400 mg diarios desde tres meses antes de concebir.

Vitamina C

La vitamina C ayuda a mejorar la movilidad de los espermatozoides evitando que se aglutinen. Además, gracias a su poder antioxidante contribuye a luchar contra los radicales libres que afectan la fertilidad.

Se puede encontrar en muchos cítricos como la naranja, mandarina, limón, pomelo, y también el kiwi (la fruta con mayor concentración de vitamina C), las fresas y en algunas verduras como tomates, brócoli y pimientos rojos, amarillos y naranjas.

Vitamina E

Es esencial para la regulación del sistema hormonal y mejorar la función del sistema reproductor. Un déficit de esta vitamina en la mujer puede alterar los ciclos menstruales, mientras que en el hombre disminuir la calidad de los espermatozoides. Se puede encontrar en el aceite de girasol, almendras, avellanas, nueces, yema de huevo, coco, cachuete, soja y arroz.

"No me podía parar, no podía caminar": las dificultades que enfrentan las mujeres con endometriosis

La enfermedad se caracteriza por un dolor intenso durante la menstruación

Te recomendamos en video: