Aumenta tus defensas con los probióticos

Cuando te recetan el uso de antibióticos para tratar alguna infección bacteriana se debilita nuestro sistema inmune.

Solía ir con mi mejor amiga y su hija a nadar en una piscina cerca de mi trabajo pero un día nos dio una infección conjunta a las vías urinarias y la doctora nos recetó antibióticos para contrarrestar esto.

Sin embargo, yo empecé a sentir una sensación de irritabilidad en mi estómago, y me dio vómito. ¿Se imaginan dos infecciones a la vez? ¡Oh no.. Creo que fue mi época de mala racha en mi salud!

Pero lógicamente todo tenía una explicación.

Mi ginecóloga me había recomendado ir donde el gastroenterólogo porque aseguró que mi mala sensación estomacal se debía a los antibióticos que estaba tomando tras haber detectado la cistitis o infección urinaria. Definitivamente sentía mis defensas bajas.

Rafaela de 7 años, la hija de mi mejor amiga, estaba casi igual que yo, con ardor estomacal y diarrea. Entonces acudimos donde el doctor César Oviedo, médico gastroenterólogo infantil. Él nos explicó que nuestra microbiota o flora intestinal se altera con el consumo de antibióticos.

“Hay que saber que cuando tomas estas pastillas para curarte de una infección se acaban con las bacterias malas pero también se afectan a las bacterias buenas que son el escudo de tu sistema inmune.

Las bacterias beneficiosas forman parte de nuestro sistema digestivo, además están en la boca y otros tejidos para protegerlos de infecciones. Con los antibióticos, lastimosamente se vulnera nuestro cuerpo a otras patologías”, explica el experto.

Entonces si te estás medicando con esto vas a sentir los siguientes efectos secundarios en tu cuerpo:

1) Vómitos.
2) Diarrea.
3) Dolor abdominal

Esto se da porque nuestro sistema digestivo está debilitado por un tratamiento con antibióticos. Según el doctor Oviedo, en los niños la afectación es más fuerte y se han dado casos que muestran una tendencia a padecer obesidad y colesterol alto a futuro. Mientras tanto en los adultos se evidencia a gran escala el síndrome del intestino irritable.

Pues al estar comprometida la microbiota intestinal hay una mínima capacidad para asimilar hierro así como una menor producción de proteínas por parte de las bacterias buenas y esto se ha comprobado en un estudio hecho por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

¿Cómo cuidamos nuestra flora intestinal?

• Tras el consumo de este tipo de fármacos debemos ayudar a nuestro sistema digestivo a protegerse. Para ello es indispensable cocer bien los alimentos al prepararlos y sobre todo lavarlos muy bien.

• Para mantener resguardada nuestra microbiota mientras estás medicándote con antibióticos es ideal que te apoyes del consumo de prebióticos y probióticos.

Dice el galeno que esto es muy vital para reforzar el sistema de defensas de cualquier organismo. “No podemos separar los prebióticos de los probióticos ya que los primeros son el alimento de los segundos y hay que consumirlos en dosis adecuadas según cada paciente”, enfatiza.

El uso de los probióticos evitará cuadros de diarrea y otros síntomas digestivos además lograrán que nuestra flora intestinal se recupere más rápido luego de un tratamiento con pastillas.

"Los antibióticos hacen un barrido de todas las bacterias, incluídas aquellas que protegen nuestra flora intestinal".

Crear un escudo con alimentos

• El doctor me recomendó ingerir ciertos alimentos ricos en prebióticos y probióticos para frenar el vómito y diarrea. Con esto repoblamos las floras bacterianas del organismo y las restauramos.

Los prebióticos los encontramos en los carbohidratos pesados así como en la fibra. Entonces empecé a consumir ensaladas con espárragos, cebollas y otras legumbres. También incluí plátanos y manzanas en los desayunos o a media mañana. La harina de trigo, el ajo y las alcachofas son otras fuentes de estas sustancias.

Además lo complementé con el yogurt, chocolate negro (¡que delicia!), el queso y la leche. Estos alimentos se caracterizan por ser ricos en probióticos. A los pocos días de mis molestias estomacales me empecé a sentir mejor. Es evidente que se regula el tránsito intestinal y se me quitó la hinchazón abdominal. Felizmente ya dejé las pastillas y tengo mi sistema inmune con más defensas.

Aprende tres sencillos remedios para controlar las náuseas y vómitos

Para algunas personas sentir náuseas y posteriormente llevar al vómito puede ser una tortura. Estos síntomas se tratan de una contracción involuntaria de los músculos del estómago.