Especialista advierte sobre los peligros de la 'depresión sonriente'

El término depresión sonriente, que aparece feliz ante los demás mientras padece síntomas depresivos internos, se ha vuelto cada vez más popular. Artículos sobre el tema han aparecido en la literatura popular, y el número de búsquedas de Google para la condición ha aumentado dramáticamente este año.

Olivia Remes, experta en ansiedad, habló sobre este tipo de depresión para la revista The Conversation.

“Si bien la depresión sonriente no es un término técnico que usan los psicólogos, ciertamente es posible estar deprimido y lograr enmascarar con éxito los síntomas. El término técnico más cercano para esta condición es depresión atípica. De hecho, una proporción significativa de las personas que experimentan un estado de ánimo bajo y una pérdida de placer en las actividades logran ocultar su condición de esta manera. Y estas personas podrían ser particularmente vulnerables al suicidio” dijo la especialista.

Puede ser muy difícil detectar a las personas que sufren de depresión sonriente. Puede parecer que no tienen una razón para estar tristes: tienen un trabajo, un apartamento y tal vez incluso niños o una pareja. Ellos sonríen cuando los saludas y pueden llevar conversaciones placenteras. En resumen, se ponen una máscara al mundo exterior mientras llevan vidas aparentemente normales y activas.

Otros síntomas de esta afección incluyen comer en exceso, sentir una sensación de pesadez en los brazos y las piernas y ser fácilmente herido por la crítica o el rechazo. Las personas con depresión sonriente también tienen más probabilidades de sentirse deprimidas por la noche y sentir la necesidad de dormir más de lo normal.

Científicos descubren la principal causa del envejecimiento en mujeres

La conclusión a la que llegaron los investigadores es que “cuando se tienen muchos hijos se acelera el envejecimiento de las células en el organismo”.

Remes señala que es necesario buscar ayuda: “Si sufres de una depresión sonriente, es especialmente importante obtener ayuda. Sin embargo, lamentablemente, las personas que padecen esta afección generalmente no lo hacen, ya que, en primer lugar, no creen que tengan un problema; este es el caso en particular si parece que continúan con sus tareas y rutinas diarias como antes. También pueden sentirse culpables y racionalizar que no tienen nada por lo que estar tristes. Así que no le cuentan a nadie sobre sus problemas y terminan sintiéndose avergonzados de sus sentimientos”.

Te recomendamos en video