5 cosas que puedes hacer en San Valentín que te harán amar tu soltería

¿Quién dijo que tienes que tener pareja para celebrar San Valentín?

Otra vez es esa época de año en que ves rosas y globos de corazón en cada esquina. Las parejas salen como si fuese el único día en que demuestran su amor oficialmente y en que si no subes una foto de regalos cursis que te dio tu amorcito, entonces eres una perdedora. El día de San Valentín está aquí y una vez más (o pro primera vez), estás soltera.

Pero piénsalo, ¿realmente necesitas tener pareja para sentirte plena y feliz?

De hecho, podrías estar mejor que tus amigos que están emparejados. es decir, no tienes que pensar mucho en hacer planes o gastar demasiado dinero en regalos cursis. No hay presión para hacer que el día sea especial para nadie más que para ti.

San Valentín debería ser más inclusivo y ser también un día de amor propio, ¿no crees? . Por eso aquí te damos algunas ideas para que hagas de este día una celebración única (y menos estresante que la que tendrán aquellos que pasarán horas esperando en un restaurante repleto de gente).

Haz las paces con tu soltería: Estás bien dónde y cómo estás ahora.

Este es un punto cliché pero necesario de recordar. Muchas personas solteras pasan mucho tiempo buscando un compañero con quien pasarla. Se estresan tanto que ni siquiera se preocupan por vivir el momento. Si bien no hay nada de malo en volver a salir con alguien o intentar conocer posibles amores, disfrutar de lo que estás haciendo ahora mismo en tu vida también puede hacer mucho para alcanzar tu felicidad. Aprovecha este tiempo; nunca se sabe cuánto durará. Hay tantas personas maravillosas a tu alrededor capaces de hacerte reír sin pensar en compromiso y tantas actividades que te darán un respiro que si te das la oportunidad de probar, encontrarás el balance en tu corazón.

Ve al cine

Ok quizá ya dijimos que este día está repleto de parejas queriendo hacer un día especial pero podrías probar una escapada al cine. No es de perdedoras y solteronas ir sola. De hecho, te sorprenderá lo relajante y divertido que puede ser. Consíguete un boleto y un montón de bocadillos y disfruta de tu película favorita, no importa si ya la viste o es un estreno que quieres ver. Puedes incluso buscar una opción alternativa y ver una película de arte, de esas que nadie más que tú disfruta. ¿La recomendación? Paga por una sala VIP para que te atiendan como en un vuelo de primera clase. Ni siquiera tendrás que compartir tus palomitas de maíz.

Prepárate una deliciosa cena en la cama.

Piensa en el servicio a la habitación de un hotel de lujo que te hace sentir como reina, ¿por qué no recrearlo en tu casa?. Piénsalo: no hay lugar más cómodo que tu habitación, lejos del tráfico y el bullicio. Recrea el sentimiento preparando una cena en la cama. De acuerdo, se supone que la cena debe ser ligera pero ¡es San Valentín! Puedes buscar recetas ligeras como un emparedado de aguacate o una tostada con queso crema y salmón. Si no quieres verte tan elegante, un tazón de tu cereal favorito o una rebanada de pizza harán feliz a tu corazón. Si logras que se vea bonito, hasta podrás presumirlo en Instagram y ser la envidia de todos. Dale play a tu serie o película favorita y relájate en tus pijamas más cómodas.

***Opción: Haz un maratón de Sex & the City

  • Otro cliché pero está garantizado que la pasarás genial. Ponte pijama, ordena pizza y disfruta de un maratón de esta divertida serie que celebra la soltería y los malos tragos en el amor. Puedes hacerlo sola o invitar a tus amigas solteras o grinches para hablar de lo genial que son Samantha y Miranda y hablar del increíble guardarropa de Carrie. La mejor terapia, garantizado.

Escucha un audiolibro.

Puedes leer un libro en la comodidad de tu habitación pero un audiolibro podría ser una forma diferente de disfrutar de una historia. Elige uno de tus libros favoritos de la infancia. Pasar una hora perdiéndote en un cuento que amabas cuando era adolescente es la manera perfecta de escapar de ser un adulto. Además, ¿a quién no le gusta una dosis saludable de nostalgia reconfortante? No tiene que ser Caperucita Roja, ¡puedes elegir un audiolibro de Harry Potter! Está garantizado que te traerá sensaciones felices.

Medita

La meditación es una gran forma de pasar cualquier día. No es para nada aburrido y sí es un descanso para el alma. Tómate un tiempo para centrarte, agradecer y recargar energías. Puedes hacerlo pasando un día entero afuera, respirando el aire fresco y apreciando la naturaleza que te rodea, o puedes ir con un grupo de meditación guiada. Si trabajas todo el día, sentirás un mayor alivio si llegas a un lugar cómo a meditar. Podrías cerrar los ojos y escuchar lo que te rodea, y simplemente dejar que tu mente divague. Cuando vuelvas a abrir los ojos, te sentirás un poco rejuvenecido y emocionado por las cosas hermosas que vendrán después de este día.

Consciente a tu piel

No hay mejor manera de recargar energías que con una sesión de mimos en casa, empezando por tu piel. Puedes darte un baño caliente; si tienes bañera, aprovecha para darte un baño de espuma y si no, un shampoo o un tratamiento restaurador bastará. Exfolia de la cabeza a los pies con un exfoliante de azúcar hecho en casa (solo agrega jugo de limón y miel) y aplica un humectante perfumado en todo tu cuerpo. Te irás a la cama relajada con una piel suave y aterciopelada con un aroma increíble. Puedes hacer cualquiera de los planes anteriores después de tu baño.

Te recomendamos en video