La razón por la que eres un imán de relaciones tóxicas y cómo detenerlo

Si siempre terminas atrayendo a las personas equivocadas y en relaciones tóxicas, esto es para ti

Las relaciones con personas tóxicas son desgastantes y aunque estés consciente de ello, por alguna razón siempre terminas atrayendo a las equivocadas a tu vida. No todos están construidos bajo un sentido de bondad como tú y por lo tanto, pueden sentirse atraídos a ti solo por razones egoístas.

Atraemos a nuestro nivel común de vibración, o frecuencia. Las personas de baja frecuencia atraen a otras personas de baja frecuencia, mientras que las personas de alta frecuencia atraen a otras personas de alta frecuencia. Y aunque los pensamientos negativos atraen cosas negativas, a menudo, las personas más positivas y comprensivas tienden a caer en personas tóxicas.

Si sientes que sólo atraes personas que no son buenas para ti, amores que no están disponibles o narcisistas, amigos críticos, o de cualquier otro tipo de personalidad indeseable, esto es para ti.

Eres demasiado comprensiva

Haces todo lo posible para comprender a las personas y darles el beneficio de la duda. Excusas las faltas de los demás aún cuando no tienen justificación. Continuamente das segundas oportunidades y con eso creas ciclos viciosos. Es muy bueno ser comprensivo, pero no puedes permitir que te falten tanto. Considera seriamente tu propio bienestar y evita a las personas que no respetan tu tiempo.

Intentas arreglar a otros

Es parte de la condición humana sentir que estamos incompletos. Por lo tanto, hacemos nuestras vidas sintiéndonos no dignos, buscando llenar un vacío. A veces, esto se traduce en que nosotros buscamos activamente a ciertos tipos de personas porque creemos que estamos mal. Creemos que al "arreglar" a otros, nos arreglaremos a nosotros mismos. Otras veces, esto se manifiesta en nosotros buscando personas que nos maltraten y confirmen en nosotros nuestras creencias más inconscientes: que somos inútiles.

De cualquier manera, esto no es más que tóxico y con frecuencia terminará lastimándote sin parar a menos que te vuelvas a enfrentar al problema real: tu propio sentimiento de indignidad. Si puedes hacer esto, puedes comenzar a crear un cambio notable en el tipo de personas que atraes.

No estableces límites

No estableces límites con respecto a cómo las personas pueden tratarte. Además, siempre le das a la gente el beneficio de la duda cuando te tratan mal; pero luego, como resultado, tienen la libertad de comportarse contigo de la manera que deseen. Deja claro cómo te gusta que te traten y establece lo que aceptarás y lo que no.

Necesitas sentirte necesitada

A veces como seres humanos amamos sentir que somos necesarios. Probablemente te encanta ayudar a los demás y cuando los demás te necesitan, tienes una sensación de significado. Esta necesidad hace que las personas que no tienen buenas intenciones acudan a usted y aprovechen tu naturaleza.

 

Te recomendamos en video