Conoce los síntomas de la depresión

La depresión es una enfermedad que se debe tratar con sumo cuidado

Recientemente, un suceso revolucionó al mundo. El suicidio de una mujer en Ibagué, Colombia, junto a su hijo de dos años conmocionó a la sociedad. Jessy Paola decidió lanzarse desde un puente con su hijo de dos años en brazos, a pesar de que este le rogaba que no lo hiciera. Al parecer, según han dicho algunos familiares, la mujer sufría de depresión y nunca le dio el trato necesario a la enfermedad.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo común y debilitante. Más que solo tristeza en respuesta a las luchas y los reveses de la vida, la depresión cambia la forma en que piensas, sientes y funcionas en las actividades diarias. Puede interferir con su capacidad para trabajar, estudiar, comer, dormir y disfrutar de la vida. Los sentimientos de impotencia, desesperanza y falta de valor pueden ser intensos e implacables, con poco o ningún alivio.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

La depresión varía de persona a persona, pero hay algunos signos y síntomas comunes.

Los 10 más usuales son:

-Sentimientos de impotencia y desesperanza. Una perspectiva sombría: nada mejorará y no hay nada que puedas hacer para mejorar su situación.

-Pérdida de interés en las actividades diarias. Ya no te importan los pasatiempos, actividades sociales o el sexo. Has perdido tu capacidad de sentir alegría y placer.

-Cambios de apetito o peso. Pérdida de peso significativa o aumento de peso: un cambio de más del 5% del peso corporal en un mes.

-Cambios de sueño. O insomnio, especialmente despertarse en las primeras horas de la mañana, o quedarse dormido.

-Ira o irritabilidad. Sentirse agitado, inquieto, o incluso violento. Tu nivel de tolerancia es bajo, tu temperamento es bajo y todo te pone nervioso.

-Pérdida de energía. Sentirse fatigado, lento y físicamente agotado. Todo su cuerpo puede sentirse pesado, e incluso las tareas pequeñas son agotadoras o pueden tardar más en completarse.

-Aversión a uno mismo. Sentimientos fuertes de inutilidad o culpa. Te criticas duramente por las faltas y errores percibidos.

-Comportamiento temerario. Participa en conductas escapistas como el abuso de sustancias, el juego compulsivo, la conducción imprudente o los deportes peligrosos.

-Problemas de concentración. Problemas para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas.

-Dolores y molestias inexplicables. Un aumento de las molestias físicas, como dolores de cabeza, dolor de espalda, músculos doloridos y dolor de estómago.

Te recomendamos en video