Carta a mis familiares tóxicos y la razón por la que me alejé de ellos

No les pienso pedir disculpas, ustedes salieron de mi vida, yo solo cerré la puerta.

Los quiero, que eso no les quepa duda. Hay un cariño, una nostalgia, y una eterna preocupación que jamás se disolverá, ni en los recuerdos más dolorosos. Pero ya no puedo seguir estancada en una relación que solamente me hace daño a mí.

Sí, aunque sea mi familia necesito reconstruirme y para eso es necesario estar alejada. No hay culpa, ni tampoco debería haberla. La sangre no construye una verdadera familia, son las acciones.

Ustedes no lo hicieron, y no voy a mentir, eso me dolió. Por mucho tiempo sentí que me habían destruido el corazón, que jamás iba a poder seguir adelante por las heridas que provocaron, que dejaron abiertas y no procuraron cerrar.

familiares tóxicos

Pero hoy, lejos de ustedes, he curado. No del todo, hay quebraduras que no sé si podrán reparar. Sonrió, rió, pero no encuentro aún la dicha completa. No me quejo, la vida se ha vuelto más fácil desde que decidí alejarme.

No los culpo, y ya los perdoné desde tiempo atrás. Sé que no hay un manual para ser padres, que los errores son parte de la vida, y que los obstáculos nos amargan tanto que nos perdemos a nosotros mismos.

Ya no hay rencor en mi corazón, pero tampoco hay espacio para quienes no enmendaron sus errores a tiempo. Me enseñaron a ser independiente, a construirme sola, y a no esperar protección de nadie.

familia

Me convertí en lo que soy gracias a sus errores, a algunos aciertos, pero sobretodo a mi fortaleza. Es lo único que agradezco hoy, pero creanme no voy a voltear a un pasado que tanto daño me hizo.

Mi presente soy yo, y le nuevo circulo de amistades que he construido. No les pienso pedir disculpas, ustedes salieron de mi vida, yo solo cerré la puerta. 

Te recomendamos en video: