3 señales infalibles que indican que existe química con la persona que te gusta

La química lo es todo para una buena relación

¿Alguna vez has conocido a alguien y te has sentido atraída al instante, como si salieran chispas entre sus cuerpos que los hacen temblar? Quizá tu intuición te dijo que esa era la persona indicada, después de todo, la química es algo que no se puede forzar.

Es una conexión natural e innegable entre dos personas, una conexión que todos anhelan, pero pocos realmente encuentran. La química mutua es una de las mejores maneras en que puedes iniciar una relación, pero puede ser engañosa y la mente puede hacerte creer que existe donde no.

Por supuesto, la química es un factor importante pero es aún más el crear algo a partir de ella. ¿Cómo sabes cuando se trata de química y no de una atracción cualquiera?

 

La cautivación

Se sienten atraídos el uno al otro sin ninguna razón aparente. Es posible que solo hayas intercambiado unas pocas palabras y apenas lo conozcas, pero existe ese sentimiento familiar presente todo el tiempo. Se siente como si ya se conocieran más íntimamente. Simplemente sientes que estás en sus pensamientos tanto como lo están en los tuyos y no puedes explicar por qué es así. Es una especie de vibra en el aire entre ustedes dos y aunque no se puede ver, se siente mucho. Esa vibra es lo que te hace gravitar el uno hacia el otro.

Los ojos nunca mienten

No es mentira que los ojos sean la ventana del alma y cuando se trata de química, simplemente no pueden mantener sus ojos fuera del otro. Se analizan entre sí de arriba a abajo y, a veces, incluso comparten un contacto visual prolongado, aunque no siempre es fácil bloquear los ojos. Hay una sensación de timidez que te invade y cuando te das cuenta de que te han sorprendido mirando, apartas la vista y finges que no pasó nada. Y sucede al revés también. Y aunque pueda parecer infantil, no lo hace menos cierto. Esa infancia le da a la química que experimentas algún tipo de sabor.

No hay "momentos incómodos"

Tener una sensación inmediata de comodidad con alguien es un poderoso indicador de la química. Cuando nos encontramos con alguien por primera vez, nuestra tendencia natural es "petrificarnos". Nuestra postura es recta, usamos un lenguaje formal, mostramos peculiaridades nerviosas y sentimos que nada fluye. Por alguna extraña razón, ciertas personas crean esta abrumadora sensación de comodidad (que también puede estar ligada espiritualmente). Muchas parejas y amigos cercanos citan este fenómeno.

Te recomendamos en video