Lee esto si te sientes perdida o temerosa sobre lo que pasará en 2019

El 2019 está lleno de nuevas oportunidades y retos pero la incertidumbre es aterradora para muchas

Seamos sinceras, el 2018 no fue el mejor año de todos para muchas. Pero, en unas pocas semanas, todo quedará atrás y daremos la bienvenida al 2019, un nuevo año para mejorar en todos los aspectos y para aprender más sobre nosotras mismas. Eso sí, al hablar del nuevo año, es inevitable que surja una inmensa ansiedad ante la incertidumbre y las expectativas acumuladas.

¿Qué pasa si no sabes cuáles son tus metas? ¿Qué pasa si no sabes a dónde quieres ir o qué quieres hacer? Mi primer consejo: RESPIRA.

No es mentira que con cada nuevo año que comienza, llegan 365 nuevas expectativas, nuevos objetivos, nuevas casillas para marcar en tu lista de deseos y nuevos retos. Es un estereotipo muy romantizado pero la verdad es que no tienes que estresarte por esto.

No tienes que asustarte por no alcanzar un objetivo "a tiempo" o por no completar las cosas que los demás a tu alrededor sí han hecho.

No tienes que saber a dónde vas ni tampoco tienes que tener un plan. Todo lo que puedes hacer ahora es concentrarte en lo que está sucediendo en tu interior para que entonces puedas poner manos a la obra y ser siempre tu mejor versión.

Si tanto te agobia pensar en las listas de propósitos y las oportunidades que te dará o no el 2019, piensa esto: Trabaja en lo que te hace feliz, en lugar de lo que te da dinero. Trabaja en rehacer grandes amistades en lugar de tratar de reparar las que ya están rotas. Quizá necesites reconstruirte desde cero para poder abrir las puertas a lo nuevo, quizá necesites avanzar sola en lugar de esperar a que alguien te lleve de la mano. No esperes nada de nadie, espera sólo de ti.

Piensa que el "año nuevo" es en realidad un día más, con otras 24 horas. Entonces, mientras que el resto se está prometiendo cambiar durante los próximos 12 meses del nuevo año, tú concéntrate en el ahora, sin jugarle a la adivina del futuro.

Sé hoy tu mejor yo. Deja de pensar en lo que "debes" hacer o lo que "tendrías" que ser este año que comienza.

No tienes que conseguir una pareja este año, ni tener hijos, ni casarte ni nada de lo que los demás esperan que hagas. Tampoco tienes que renunciar a tu trabajo para embarcarte en un viaje como lo está haciendo tu amiga de la universidad. Ni siquiera pienses que deberías bajar los 20 kilos que se prometió tu mamá o hacerte un cambio de look porque "año nuevo, imagen nueva" si no quieres.

De verdad, no tienes que cambiar toda tu vida solo porque es un año nuevo o porque los demás lo están haciendo. No tienes que pensar en lo que sigue. No tienes que pensar en el mañana, el próximo mes o el próximo año. Concéntrate en ti misma ahora, y el resto irá cambiando.

Aprende a aceptarte y amarte y no dejes de esparcir tu amor a los demás, no importa si no lo recibes de la misma forma. Que sea problema de ellos, no tuyo. Te ayudará a entender que las expectativas pueden ser tan agotadoras como los propósitos de año nuevo.

Si estás sola, es momento de que entiendas lo satisfactorio, poderoso y liberador que puede ser. Es momento de moverte sabiendo que no necesitas de nadie más que de ti, que puedes sobrevivir por tu cuenta. A veces es mejor que estar con las personas equivocadas.

Y ojo, no tienes que comenzar el 1 de enero, puedes comenzar en este preciso momento que estás leyendo esto o esperarte hasta el 31 de diciembre del 2018. Es tu decisión, sólo no olvides que el momento en que decidas hacerlo, dejarás que las cosas fluyan hacia donde quieres y mereces.

Te recomendamos en video