5 razones por las que la celebración de Año Nuevo es el peor momento para quienes sufren de ansiedad

La ansiedad puede atacar hasta en Año Nuevo y es importante entender a quien lo padece

¿Te sientes estresada tan sólo por pensar en la víspera de Año Nuevo? No estás sola. Sin duda, la última noche del año es la noche que quizá más induce a la ansiedad. Desde armar el plan perfecto hasta encontrar el mejor atuendo para la celebración; pensar en lo que hiciste y lo que no, lo que quieres para los próximos 12 meses y tantas cosas más pueden hacer de "la noche más divertida del año la más terrible de todas.

La temporada festiva es generalmente difícil para las personas con ansiedad. Hay muchos pensamientos alrededor de las celebraciones y es peor aún cuando alrededor hay muchos estereotipos que marcan cómo deben ser las cosas.

Aunque lo lógico sería darte una serie de remedios para que no sufras esa noche, es momento de hacer una lista para entender por qué estás atravesando por estos ataques de ansiedad y de paso, que los demás a tu alrededor sepan qué pasa por tu cabeza. Lo importante es repetirle a tu cerebro a que todo estará bien.

No tienes tiempo de respirar

Entre las fiestas de Navidad y la espera del Año Nuevo hay un sin fin de eventos que se vuelven una situación asfixiante para quien padece ansiedad. Es una temporada de reuniones entre familiares y amigos, hay un gran estrés por organizar eventos, comprar regalos y para muchos, los gastos, el trabajo y la falta de un verdadero descanso se vuelve un detonante de emociones negativas. Para cuando termina la Navidad, muchos aún estamos con los nervios de punta y no hay tiempo para respirar antes de que llegue la ansiedad de Año Nuevo. ¿Lo ideal? Busca un espacio a solas para cerrar los ojos y respirar. A veces está bien cancelar para quedarte en tu lugar feliz.

La presión para hacer tus propósitos

No importa dónde mires, todo el mundo está hablando de hacer propósitos para el año que empieza y esta bien, el problema viene cuando quieres pensar en los tuyos y no sabes hacia dónde dirigirte. Lo peor es que si eres una persona ansiosa, seguramente estás pensando en todo lo que tampoco lograste hacer de tus propósitos pasados. Muchos pasamos horas todos los días obsesionados con la forma en que no estamos siendo lo suficientemente buenos pero no hay por qué dejar que esto nos bloquee el paso, ¿o sí? Suena cliché pero siempre hay que mirar hacia adelante. No tienes que tener una lista de absolutamente nada. Fluye y haz que las cosas que quieres pasen mientras caminas por el nuevo año.

Quedar atrapada en el pasado

En el Año Nuevo, todos se toman el tiempo para recordar todas las cosas buenas del año pasado, pero es difícil para las mentes ansiosas operar así. una mente ansiosa analiza el pasado e inevitablemente se concentra en los errores y fallas. Las mentes ansiosas recordamos a las personas que perdimos, los ataques de pánico que tuvimos, el trabajo que odiamos o las veces que lloramos. Nos preocupa que un nuevo año traiga más de todo eso. El cerebro no permite que recordemos los tiempos felices, aún cuando sabemos que tuvimos momentos de risa incontrolada. Programar una mente ansiosa a modo "positivo" es difícil pero no imposible. Es un proceso pero eventualmente lo lograrás.

La incertidumbre 

La incertidumbre es un gran desencadenante para quienes luchan con la ansiedad. Es lógico que el Año Nuevo esté lleno de incertidumbre para todos pero la mayoría de las personas lo ven como algo bueno: es un nuevo año de experiencias, de oportunidades y de cambios pero no es lo mismo para alguien de mente ansiosa. La incertidumbre nos llena de miedo, nos hace pensar en las cosas que pueden salir mal el próximo año, aún cuando tengas proyectos prometedores. Es difícil pensar que las personas que amamos están envejeciendo, que nuestros amigos se van y que uno mismo está cambiando. Es complicado darle la vuelta pero en todo caso, piensa que estás celebrando un año más y eso es una gran ganancia.

El cambio

Saber que las cosas van a cambiar es lo que realmente hace que nuestra ansiedad se ponga en marcha. El cambio es lo peor para los ansiosos. Cuando las cosas cambian, nos lleva mucho tiempo adaptarnos y sentirnos cómodos. Un Año Nuevo es prácticamente una garantía de que algo cambiará. Puede ser algo pequeño como renovar tu teléfono celular o algo enorme como tomar un nuevo trabajo o que alguien a quien amas se mude a otra ciudad. Los cambios son necesarios y todos tenemos que crecer. Tratemos de pensar que lo que se fue y lo que viene es para bien.

 

Te recomendamos en video