5 claves para entender lo que implica tener un trastorno de ansiedad

Un trastorno de ansiedad no siempre es fácil de en tender

Todos se ponen nerviosos o ansiosos de vez en cuando, cuando tienen una cita romántica, cuando hablan en público o cuando pasan por dificultades financieras. Para algunas personas, sin embargo, la ansiedad se vuelve tan frecuente, o tan profunda, que comienza a tomar control de sus vidas.

¿Cómo puede saber si la ansiedad ha cruzado la línea hacia volverse un trastorno? No es fácil definir. La ansiedad viene en muchas formas diferentes, como ataques de pánico, fobia y ansiedad social, y la distinción entre un diagnóstico oficial y la ansiedad "normal" no siempre es clara. Cada quien la vive de diferente forma y con diferente intensidad.

1. 

La ansiedad es una reacción normal a muchos tipos diferentes de eventos y situaciones en nuestras vidas. La ansiedad es uno de nuestros sistemas de alerta interna que nos alerta del peligro u otras amenazas y prepara a nuestros cuerpos para luchar o salir de una situación peligrosa.

Con la ansiedad puedes sentirte mal, pero eso no significa que por lo tanto sea malo. Es un mundo amenazador y tu cerebro necesita una forma de captar tu atención cuando te encuentras en peligro. El trabajo de hacer eso en realidad lo manejan dos regiones del cerebro: la amígdala, situada en lo más profundo del sótano del cerebro, y la corteza cerebral superior, más compleja.

2. 

Los trastornos de ansiedad reconocidos más comunes incluyen el trastorno de ansiedad general, la agorafobia (o el temor de estar en situaciones públicas de las que no puede escapar), el trastorno de ansiedad social, el trastorno de estrés postraumático (PTSD), las fobias específicas, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y Trastorno de ansiedad por separación. No hay un análisis de sangre ni una exploración del cerebro que pueda diagnosticar de manera concluyente a cualquiera de ellos, pero aquí hay cuatro signos que pueden indicar problemas.

 

 

3.

Síntomas del trastorno de ansiedad generalizada.

-Dificultad para concentrarse
-Dificultad para dormir
-Irritabilidad
-Fatiga y agotamiento
-Tension muscular
-Dolores de estómago o diarrea recurrentes
-Manos sudorosas
-Temblores
-Taquicardia
-Síntomas neurológicos, como entumecimiento u hormigueo en diferentes partes del cuerpo.

4.

El pánico es persistente. Un cerebro ansioso a veces aprende las cosas equivocadas y le cuesta mucho desaprenderlas. Una vez que haya decidido que las fiestas te provocan la sensación de que eres juzgada, tu cerebro puede bloquear que no es así y generalizará la sensación a cualquier encuentro social. A veces, solo se necesita un evento traumático (un momento social genuinamente vergonzoso) para que el cerebro establezca un temor fijo. Si no se trata, esas ansiedades pueden durar meses y años.

5.

La ansiedad es un problema cuando se vuelve abrumadora o inmanejable y surge inesperadamente. Los trastornos de ansiedad son enfermedades mentales que tienen un gran impacto en su vida. Las personas pueden evitar hacer sus vidas diarias para evitar la ansiedad. Pueden experimentar muchas sensaciones físicas incómodas y problemas de salud física. Muchas personas dicen que saben que su ansiedad no se basa en la realidad, pero igual se sienten "atrapados" por sus pensamientos y sentimientos. Los trastornos de ansiedad pueden ser tratados. Es importante buscar ayuda si estás preocupado por la ansiedad en su vida.

Te recomendamos en video