¿Se te va el apetito cuando estás con alguien que te gusta? Esta es la explicación

Si se te va el apetito cuando sales a comer con la persona que te gusta, hay una explicación muy lógica.

De repente tienes en frente a la persona que te gusta o es tu "crush" y te invita a comer pero se te va el apetito. ¿Te ha pasado?

Es totalmente normal. Aunque no lo creas el amor quita el apetito. Esto, tomando en cuenta que nuestro cuerpo está diseñado para manifestarse de diferentes maneras y más aún cuando estrenamos emociones y sentimientos.

Cuando estamos enamorados podemos liberar al menos 300 sustancias químicas asociadas con la forma como nos vemos, nos sentimos y como queremos que nos vea la persona que nos gusta.

Científicos aseguran que cuando se experimenta el sentimiento del amor, las ganas de comer se suprimen de una manera casi inmediata, debido a que nuestros pensamientos están inclinados únicamente a la persona que amamos.

Nuestro organismo libera además sustancias como la bilirrubina, las cuales hacen que nos sintamos con latidos acelerados en el corazón, y con las emociones a punto de estallar. Asímismo, la glándula del timo desencadena el buen humor; la suprarrenal reprime el estrés, el cansancio disminuye, las defensas se fortalecen y la presión sanguínea tiene un flujo adecuado.

Este sentimiento es el más liberador del mundo. No solo están involucrados estos síntomas sino que además nuestra cabeza se encarga de hacer que la médula espinal, la adrenalina y las endorfinas nos hagan olvidarnos de cualquier sufrimiento, por lo que la euforia se convierte en nuestra base de vida mientras estamos enamorados.

Es por esto que la comida pasa a un segundo plano, no sentimos la necesidad de calmar ansiedades, ni de estar pasando nuestro tiempo con paquetes de papas fritas, pizzas o dulces.

Nos bloqueamos

“La subida de dopamina que nos produce estar enamorados bloquea la hipófisis y anestesia literalmente el estómago. De esta manera desaparece la sensación de hambre”.

Así que si estabas preocupada por lo que estabas sintiendo, es absolutamente normal. Este estado de felicidad es mejor que ir a un gimnasio o hacer cualquier dieta. El ácido glutámico y la feniletilamina son los responsables de hacernos sentir en las nubes.