Un consejo: deja de darle demasiada importancia a todo lo que hacen o dicen los demás

Este es el mejor consejo para deshacerte de esa ansiedad que te provoca el mundo

No nos vamos a engañar, a todos nos gusta caer bien, que alaben lo que hacemos, que no nos cuestionen y que las cosas se hagan como nosotros queremos, cuando queremos. Todos en algún momento creemos que lo que hacemos está bien y todo lo que los demás hagan, rompe con el equilibrio del mundo y de paso, con nuestro quicio. Pero quiero darte un consejo: por sanidad mental, deja de permitir que todo lo que digan o hagan los demás te afecte. 

Que nada te importe, que nada te afecte. No sólo es una manera de liberarte sino también de sanar todo aquello que no te hace bien.

Debes aprender a estar feliz contigo misma, con quien eres y con lo que haces. Aprende que la energía que se necesita para reaccionar ante cada cosa mala que sucede a tu alrededor te drena y te impide ver las otras cosas buenas de la vida.

No puedes hacer que los demás piensen como tú ni tampoco que reaccionen como tú lo harías. Y eso está bien, cada quien tiene sus formas y su vida. Deja de esforzarte tanto para ganar siempre y demostrar lo que vales. No necesitas la aprobación de todo el mundo.

El "no reaccionar" no significa que estas de acuerdo con las cosas, solo significa que has elegido que no te sobrepase y que fluya. Tu tranquilidad vale más que cualquier otra cosa. No necesitas peleas, discusiones ni falsas conexiones a tu alrededor. No tienes que reaccionar ante todo, tu cuerpo te lo agradecerá.

Reaccionar a cosas que te molestan le da a alguien más poder sobre tus emociones. Aunque no puedes controlar lo que hacen los demás, puedes controlar cómo respondes así que aprende a no tomar todo tan personalmente.

A veces la gente actúa y es algo que ni siquiera te involucra directamente, pero así decides tomarlo y eso termina por sacarte de quicio.

Darle demasiada importancia a todo lo que dicen o hacen los demás termina haciéndote caer en un ciclo vicioso de decepciones.

Aprende a dejar las cosas pasar. A veces reaccionar, no cambiará nada, no hará que la gente te ame ni que te den una medalla por "tener la razón".

A veces es mejor dejar que la gente se vaya,  que haga lo que quiera. No pidas explicaciones, no esperes nada, no busques respuestas.

La vida se vive mejor cuando no te enfocas en lo que sucede a tu alrededor sino en lo que sucede dentro de ti. Trabaja en ti misma y en tu paz interior. La única persona de la que necesitas aprobación es de ti misma. Quiérete mucho y haz lo que creas es mejor para ti siempre.

 

Te recomendamos en video