Así es como los mensajes de texto pueden determinar si tu relación es sana o tóxica

Los mensajes de texto pueden ser determinantes en la relación con tu pareja

Cada relación es diferente, pero en casi todas las relaciones, los mensajes de texto tienen gran injerencia en la forma en la que se comunican y en la cercanía que generan. Parece mentira que la tecnología sea determinante en el amor que existe entre dos personas pero simplemente no hay forma escapar de ella.

Un mensaje de texto puede ser capaz de enamorar o romper el corazón de alguien. Y es que mientras que para algunas personas es básico enviar mensajes constantemente a su pareja, otras prefieren mantener el misterio vivo y solo enviarlos una vez al día, sin rodeos.

En ambos casos la situación puede ser peligroso ya que mientras que enviar mensajes tan seguido puede asfixiar al otro, hacerlo de forma tan intermitente puede prestarse a malas interpretaciones como falta de interés.

Pero descifrar la verdad detrás de un mensaje es complicado, incluso para los expertos en relaciones. 

Enviarle un mensaje de texto a tu pareja para decir que llegas tarde es una cosa, tratar de ganar una discusión vía texto es otra muy distinta y enviar pequeños recordatorios de cuánto quieres al otro también es otra cosa que ha desatado una serie de discusiones en torno a qué tanto se puede afectar la calidad de sus relaciones.

Un estudio de la Universidad Brigham Young publicado en The Journal of Couple and Relationship Therapy, sugiere que los mensajes de texto casi siempre tienen una mala reputación cuando de relaciones se trata ya que actúan como una fuerza de desconexión más que de conexión.

El estudio, publicado en el , sugiere que enviar mensajes de texto puede mejorar las relaciones, aunque parece que también tiene el poder de hacerles daño.

Conforme la relación avanza, el sentido de los mensajes y la frecuencia con que se envían, van cambiando la intensidad de la conexión. Además, existe también una presión social en cuanto a cómo debe ser un mensaje y con qué frecuencia debe enviarse para considerar una relación "verdadera o duradera".

Al comienzo de una relación, es normal que los mensajes de texto ocurran con frecuencia pero puede ser un indicador de co-dependencia en lugar de un interés real, lo cual se convierte en algo tóxico. Así que si has estado mucho tiempo con tu pareja y aún esperan recibir mensajes de texto constantemente, puede que no sea una buena señal.

¿Cómo puedes saber entonces si una relación es o no saludable con respecto al estilo de mensajes de texto que intercambian?

El estudio asegura que no es la frecuencia, sino la necesidad de los textos. Cuando una persona depende mucho de los mensajes de texto que debe recibir por parte de su pareja, crea una falsa sensación de seguridad que no se basa en el contacto en la vida real de esa persona.

Un remedio para no caer en esta dependencia de atención, es tener una conversación cara a cara y leer sus mensajes de texto en voz alta, luego comparar cómo se escucharon ambos y reaccionaron a lo que dijeron en sus textos. ¿Notas la diferencia? Un mensaje de texto puede malinterpretarse de muchas formas y puede que lo recibas en un tono diferente a cómo lo escribió la otra persona. 

Claro, algunas parejas solo envían mensajes de texto con las necesidades, planes, cenas, o recordatorios específicos,  mientras que otras hacen un 'check-in' cada hora. Ninguna de ellas es necesariamente saludable o tóxica. Lo importante es que cada uno tenga un entendimiento del estilo de comunicación del otro y que ambos lleguen a un acuerdo sobre la frecuencia de los mensajes y la forma en la que se van a comunicar en cada situación.

 

Te recomendamos en video