Cómo evitar la vulvodinia o hinchazón de la vulva vaginal

Conoce cómo evitar la vulvodinia ¡Una gran enemiga de tu zona vaginal!

Vulvodinia es la afección vaginal de causas difícilmente determinables y que se caracteriza por ocasionar molestias y dolores crónicos en la región vulvar.

Las enfermedades o afecciones relacionadas con las zonas íntimas, como la vulvodinia, todavía son consideradas un tabú social por lo que las mujeres que padecen alguna afección de este tipo las padecen calladas y se muestran muy reacias a solicitar ayuda profesional.

La vulvodinia es una enfermedad que afecta a la zona vulvar y, que puede llegar a resultar altamente traumática para la mujer que la padece debido al dolor que ocasiona. Las molestias pueden manifestarse bien en forma de sensación de ardor y de dolor, hasta el punto de provocar un efecto de hinchazón vulvar.

La intensidad y gravedad de los síntomas pueden variar de una persona a otra. Estos síntomas pueden aparecer tanto de manera constante como de forma esporádica pero recurrente. Las sensaciones pueden localizarse en puntos concretos de la vulva o bien tratarse de una molestia generalizada o difusa. La intensidad de estos puede ir desde una ligera molestia, hasta un dolor punzante y realmente incapacitante para la persona que lo padece.

Los síntomas pueden cambiar en una misma persona a lo largo del tiempo. Por regla general, el dolor tiende a acentuarse al llegar la noche, así como con la menstruación, etapas de estrés o en ambientes fríos y húmedos.

¿Presentas estos síntomas?

Para que pueda ser considerado como un diagnóstico de vulvodinia, los síntomas deben permanecer durante más de tres meses, pudiendo aparecer de manera repentina y sin ningún tipo de causa aparente, pero en otras ocasiones, el dolor viene provocado por un leve estímulo que no suele corresponder al grado de dolor experimentado. Este estímulo puede ser desde un ligero roce, el mero hecho de andar o realizar algún tipo de ejercicio o la insertar un tampón.

En consecuencia a las grandes molestias en la zona vulvar, la mujer puede llegar verse incapacitada para realizar cierto tipo de actividades, como por ejemplo montar en bicicleta, pero sobre todo, crea grandes problemas a la hora de mantener relaciones sexuales, ya que la sensación de dolor hace muy difícil y molesto cualquier tipo de contacto íntimo.

Así puedes evitar la vulvodinia

Existe una serie de medidas que las personas pueden adoptar para disminuir las probabilidades de aparición o, en el caso de sufrirla, disminuir la intensidad de las molestias. Entre estas recomendaciones de higiene y comportamiento se encuentran: Utilizar ropa interior de algodón, vestir ropas cómodas y poco ajustadas, lavarse con jabones íntimos suaves y sin perfumes y en el caso de lavarse con mucha frecuencia, utilizar solo agua.

Otra de las recomendaciones definitivamente es no aguantar la orina, utilizar lubricantes con base de agua y lo más naturales posible, además evitar ejercicios físicos que impliquen roce o fricción continua de zona vulvar y por último si tras mantener relaciones sexuales u orinar se experimentan molestias, aplicar compresas frías o refrescar la zona afectada.

Dato final

A lo largo de la historia, la incapacidad para encontrar causas físicas a la vulvodinia, provocaba que fuera considerada como una enfermedad psicosomática propia de las mujeres a raíz de los altos niveles de ansiedad y estrés. Esto convertía a la vulvodinia en algo parecido a una afección mental, por lo que las pacientes se resistían a pedir ayuda.

Con información de Luis Fernando Herrera

Te recomendamos en vídeo: