¡No descuides tu vista! Conoce 4 enfermedades que pueden afectar tus ojos

Este próximo 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Visión.

Los ojos captan todas y cada una de las imágenes que el mundo nos presenta. Codificando textos, objetos, colores y formas, se convierte en uno de los sentidos más importantes del cuerpo.

La compañía francesa Essilor, encargada de la producción de lentes oftálmicos y equipamiento óptico, detalló que el 80% de la información que recibimos entra por los ojos. ¿Los cuidas?

A propósito del Día Internacional de la Visión, a celebrarse el próximo 11 de octubre, te compartimos cuáles son las enfermedades que pueden afectar tus ojos. ¡Tómalo en cuenta!

– Conjuntivitis

Es una inflamación de la conjuntiva, que puede afectar a uno o ambos ojos, provocando enrojecimiento, ardor y lagrimeo. En ocasiones produce secreción mucosa espesa, de color amarillo, que al cristalizarse en las comisuras forma legañas.

La conjuntivitis infecciosa puede estar acompañada de fiebre o dolor de garganta. La alérgica se produce asociada a síntomas de la rinitis alérgica como estornudo, secreción nasal y comezón en la nariz.

Causas

Conjuntivitis infecciosa: Las infecciones virales o bacterianas, como un resfriado común, pueden dar lugar a esta inflamación ocular contagiosa. Las lentes de contacto o el maquillaje infectado también son causantes.

Conjuntivitis alérgica: Las reacciones alérgicas al polen, la piel de los animales o los ácaros del polvo pueden inflamar la conjuntiva.

Conjuntivitis irritativa: Las sustancias como el cloro, el jabón, la contaminación o la presencia de un cuerpo extraño en un ojo también pueden causar esta molestia.

ojos-rojos

– Glaucoma

Se refiere a una serie de condiciones del ojo relacionada con daños en el nervio óptico. Su detección pude ser difícil, pues no presenta síntomas desde el inicio. Estos aparecen cuando el nervio óptico ya está muy dañado.

Hay cuatro tipos fundamentales de glaucoma

Glaucoma crónico de ángulo abierto: Se produce cuando la presión del ojo aumenta por una obstrucción en los canales, impidiendo el flujo natural de los líquidos que circulan al interior de este. Con frecuencia, no manifiesta síntomas en sus primeras fases. Cuando ya hay, estos son: visión en túnel por una pérdida periódica de visión periférica.

Glaucoma agudo de ángulo cerrado: Se produce de forma rápida, debido a un bloqueo repentino del flujo que circula en el interior del ojo. Puede ir acompañado de dolor severo, visión alterada (especialmente en condiciones de poca luz) y visión borrosa o halos en torno a las luces. Puede presentar otros síntomas como ojos rojos, dolores de cabeza, náuseas y vómitos.

Glaucoma secundario: El incremento de la presión intraocular puede estar motivado por otras causas como un golpe en el ojo, medicamentos o una operación.

Glaucoma congénito: Suele estar presente en el nacimiento o aparecer poco tiempo después. Los ojos pueden presentarse con un aspecto turbio o lloroso. Es un caso poco frecuente pero, si aparece, puede ser serio, ya que está causado por diferentes anomalías que dan como resultado el aumento de la presión intraocular.

– Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE)

Es una discapacidad visual que puede presentarse en adultos mayores. Trae la pérdida de la visión central a medida que se va envejeciendo. Una de cada 10 personas mayores de 65 años tiene algún grado de DMAE.

Sus síntomas son dificultad para reconocer las caras de las personas y realizar actividades como conducir y leer. Los colores se presentan alterados y las líneas rectas ahora se ven distorsionadas u onduladas, también hay sensibilidad a las luces brillantes.

Hay dos tipos:

DMAE seca: Aparece cuando las células de la mácula se han visto dañadas de forma progresiva por la acumulación de diferentes agentes externos (entre ellos los rayos UV o la luz azul-violeta). La pérdida de visión central puede tener lugar en un largo periodo.

DMAE húmeda: Se produce cuando se crean en el ojo nuevos capilares de paredes muy finas, que filtran fluidos y sangre a la mácula. La DMAE húmeda es muy agresiva y ocasiona una rápida pérdida de visión, en meses e incluso en semanas.

– Queratocono

Tiene lugar cuando la córnea se vuelve más delgada y adquiere forma de cono. No causa dolor y tiene un desarrollo de alteraciones progresivas.

Los síntomas son dolores de cabeza, irritación de ojos, fatiga visual, visión borrosa, miopía progresiva, deslumbramiento y halos alrededor de la luz.

optometrista-2

Te recomendamos en video