Cuatro partes de tu cuerpo que no debes lavarte tan a menudo

Te presentamos cuatro áreas de tu cuerpo que no necesitan ser limpiadas tan a menudo como pensabas.

Cuando se trata de higiene personal, es fácil llegar a pensar que cuánto más tiempo dediques al cuidado de ciertas zonas, más saludables estarán. Sin embargo, existen algunas excepciones: algunas partes del cuerpo no necesitan limpiarse tan a menudo.

Te presentamos cuatro áreas de tu cuerpo que no necesitan ser limpiadas tan a menudo como pensabas, según los expertos.

Orejas
La mayoría de personas usan hisopos para limpiarse los oídos, pero este acto puede causar más mal que bien. La piel del conducto auditivo es muy sensible y el uso del algodón causa irritación, hinchazón y pequeños desgarros que pueden hacer que las orejas piquen. Además, la cera protege contra las infecciones externas.

Pelo
Lavarse el pelo con demasiada frecuencia puede llevar a una dermatitis aguda. Los químicos dentro del champú son uno de los factores por los cuales el cuero cabelludo se puede irritar. Sin embargo, la frecuencia con que lavamos el cabello depende de qué tan graso es.

Nariz
Es casi como un acto reflejo: el hábito de hurgarse la nariz puede tener consecuencias en la salud. Una de ellas es desarrollar infecciones de piel. Las uñas pueden generar daños en las fosas y los gérmenes de los dedos pueden producir una infección en la zona. Por lo que si sientes la necesidad, hazlo con un pañuelo.

Brazos y piernas
Parece apropiado enjabonar todo el cuerpo en la ducha, pero realmente no es necesario. Los brazos y las piernas producen aceites naturales, por lo que al usar jabón y agua caliente puede provocar que la piel se seque.

Te recomendamos en video: