¡Alerta! Los peligros ocultos de las toallas sanitarias, que nadie te cuenta

Muchas te las presentan como 'higiénicas', pero puede que termines con infecciones

Cuando llega la menstruación solo queremos estar frescas, limpias y sobre todo protegidas. Aunque te enfrentas a los peligros ocultos de las toallas sanitarias que nadie te cuenta cuando comienzas a usarlas.

El permanente contacto de la piel sensible de la vagina con las toallas sanitarias, expone tu cuerpo a toxinas que pueden generar molestias en la zona.

Estos algunos de los peligros ocultos de las toallas sanitarias:

Irritación

Tienes que elegir unas toallas sanitarias hechas, en lo posible, de 100% aldogón.

Especialistas coinciden que a mayor cantidad de plástico en las toallas, éstas absorberán menos el flujo.

Además, el plástico provocará irritación en tu zona íntima y muy posiblemente infecciones.

Infecciones

Hablando de ellas, la vagina está muy expuesta a las infecciones por su condición de ser una cavidad cerrada.

Y, si encima, usas la toalla sanitaria inadecuada, su material no absorberá la secreción, acumulándola en tu vulva, siendo un caldo de cultivo de infecciones.

Toma en cuenta que debes cambiar cada dos o tres horas como máximo, para cuidar la higiene íntima.

Desequilibrio en el PH

El uso incorrecto de las toallas sanitarias puede alterar el medio y el PH vaginal, lo que da pie a la aparición de hongos vaginales.

Este factor puede predisponerte a sufrir de infecciones más intensas como la candidiasis, ya que con los desequilibrios la vagina se queda indefensa ante los agentes externos.

Dermatitis

Las toallas sanitarias con fragancia suelen ser atractivas, pero entonces corres el riesgo de sufrir dermatitis en la zona de la vulva.

Se produce por el contacto de sustancias químicas en tu zona íntima. Si no atiendes este problema a tiempo, podrías ocasionar un daño cutáneo en la vulva.