5 obstáculos que provocan que te bloquees y no logres tus sueños

No dejes que tus miedos apaguen tus sueños

¿Te sientes atrapada en un bloqueo crónico? ¿Te vuelves contra ti misma con enojo o desprecio cada vez que sientes vergüenza, falta de control, rechazo o fracaso? No siempre somos conscientes de lo que hacemos en nuestra vida, a veces el miedo nos hace sabotear nuestro propio éxito para no enfrentarnos a ciertas situaciones. Pero ¿por qué seguimos en un ciclo vicioso de auto sabotaje si sabemos que es lo primero que nos impide alcanzar nuestros sueños?

Cuando te auto saboteas, bloqueas tu mente y tus acciones. Estás corriendo directamente hacia tus miedos, dudas y tensiones y pero aún, estás dejando que tomen las riendas. El problema es que por insignificantes que parezcan, hay ciertas cosas que haces que terminan siendo excusas para no ir tras lo que quieres en tu vida. Y luego te justificas y culpas a todo el mundo por tus decisiones y resultados.

Pero claro, no se trata de culparte sino de ver esos puntos negativos que te  bloquean y evitan que avances. Estos 5 puntos te ayudarán a aclarar el panorama.

DORMIR HASTA TARDE

A casi todos nos gusta dormir los sábados hasta tarde, pero también es mucho tiempo perdido abrazando la almohada hasta mediodía. De vez en cuando, es saludable no hacer nada para recargar energías. Tu cuerpo y cerebro lo necesitan pero es hora de despertar y vivir la vida. Sal al mundo, arriésgate y encuentra la aventura. Aprende a hacer eso que tanto has postergado, ponte al día con un viejo amigo y comienza a construir tus sueños.

NO SER TÚ MISMA

Siempre deberías ser tú misma, no importa qué. Puede parece obvio, pero en realidad es un obstáculo que estás creando para evitar ciertas cosas. Estás atrapada en las descripciones de trabajo, en tus círculos sociales y en las reglas familiares. Todos tienen una opinión sobre quién deberías ser, dónde deberías estar y qué se supone deberías estar haciendo y no importa cuántos años tengas, eso siempre causa frustración y confusión. Por lo tanto, hazte un favor y mantente fiel a lo que eres y no dejes de hace lo que amas en esta vida. Ve por ello ferozmente y no dejes que los demás controlen cada una de tus decisiones. Sigue tu brújula interior.

SOBRECARGAR TU HORARIO

Cuando corres todos los días de 9:00 am a 8:00 pm, no estás viviendo tu mejor vida, estás siguiendo la rutina. Puede que sea imposible escapar de ella pero debes romper el hábito de sobrecargarte con esos extras que sólo terminan agotándote más de la cuenta. Estar ocupada puede ser bueno, porque significa que estás saliendo en el mundo en lugar de estar acostada en la cama pero llenar tu agenda con compromisos y tareas de más puede hacer que tu cabeza explote y que encima, no queden bien las cosas. Disfruta del proceso y mejor preocúpate por hacer bien lo que ya tienes agendado en el día. Tómate un tiempo para alejarte de las prisas de la vida y descubre cómo deseas pasar su tiempo antes de perder otro segundo sumergida en el estrés.

DECIR QUE LO HARÁS "ALGÚN DÍA"

Muchas veces cuando decimos "algún día" significa que "nunca será".  De alguna manera, esto se ha convertido en tu frase favorita, pero también uno de los mayores obstáculos que estás creando para evitar las cosas.. Es fácil suponer que tienes todo el tiempo del mundo para hacer lo que tengas que hacer y vivir tus sueños pero la realidad es que poner las cosas en pausa no es una forma de progresar. Siempre habrá un mejor momento pero deja de poner las cosas en una lista de espera y comienza a marcarlas como "hechas". Tus pasiones no se perseguirán solas.

CONCENTRARTE EN LO QUE HACEN LOS DEMÁS

Olvídate de lo que otras personas están haciendo y comienza a centrarte en ti misma. En este punto de tu vida, todos están en su propio camino y todos son diferentes. Deja de voltear a ver lo que están haciendo los demás o cómo viven su vida. ¡Qué más da si tu amiga consiguió el trabajo de sus sueños o a tu prima le dieron un anillo de compromiso! N o sientas envidias, ni penas ni hagas corajes por lo que hacen los demás. En el momento en que dejas de compararte con los demás, encuentras la felicidad. Te das cuenta de que estás haciendo un trabajo espectacular y que estás en el lugar en el que debes estar.

Te recomendamos en video