¿Cómo entender si tu hijo o hija tiene diferentes preferencias sexuales?

Katya Yovich, psicóloga clínica, aborda este tema que aumenta en las familias de todos los países: las preferencias sexuales de sus hijos o hijas.

Por Katya Yovich

Las investigaciones estadounidenses demuestran que los jóvenes con otras preferencias sexuales tienen una probabilidad de intentar suicidarse cuatro veces mayor que sus compañeros heterosexuales.

¿Cómo prevenir tragedias?

Muchos padres piensan que pueden descubrir la preferencia sexual de su hijo por ciertos rasgos de su comportamiento.

Según las creencias populares un niño que juega con muñecas o es tímido y cariñoso tiene tendencias homosexuales; una niña que en vez de vestidos prefiere pantalones y actividades “masculinas”, va a ser lesbiana.

En realidad no son más que estereotipos. Pueden haber muchas causas que provocan este tipo de conducta o esas preferencias “raras”, pero que no tienen nada que ver con las inclinaciones sexuales.

Entre ellas: particularidades de la edad, identificación con la madre, carácter y temperamento.

La verdad es que hoy por hoy no existen criterios preestablecidos para determinar la orientación sexual de la persona.

Además pueden estar 100% seguros de la preferencia sexual de su hijo solo si él o ella se lo confiesa.

Y para que eso pase, hace falta construir una relación de confianza, aceptación y tolerancia.

¿Se puede “corregir” las preferencias sexuales?

A partir del 1993 la homosexualidad ya no se cataloga como un trastorno. Por ende no se trata como una enfermedad y no hay nada que “corregir”.

Aunque para los que quieren cambiar su orientación sexual existen terapias psicológicas, en algunos casos, con la edad o bajo ciertas circunstancias de la vida, las preferencias sexuales pueden cambiar.

¿Qué hacer si se entera que su hijo o hija es gay?

En el momento de la verdad, casi todos los padres se quedan en shock.

Unos reaccionan con rechazo, otros lo ignoran, terceros tratan de persuadir a su hijo de que está equivocado.

¿Por qué es tan difícil aceptarlo? Muchos padres se identifican con sus hijos de tal manera que empiezan a ver cualquier error o particularidad de ellos como algo personal, empiezan a culparse.

Aparecen los miedos de “¿qué dirán?”, de un momento para el otro se derrumban todas las esperanzas de tener nietos y una familia “normal”.

No tienen la culpa. Las cosas son como son y hay que adoptarse a la situación actual. Un psicólogo puede ser de gran ayuda.

¿Cómo ayudar?

Aceptarlo. Su hijo o hija tiene todo el derecho de ser como es, vivir, experimentar y cometer sus errores.

Ser compasivos y tratar de entender es la mejor opción.

Pregúntele cómo se siente, cómo es ser diferente, cuándo lo descubrió y qué apoyo necesita de sus padres.

Así pueden ayudarle a entender si es una confusión que tiene el adolescente o es algo natural suyo.

Trate de hablar con él o ella como si fuera su amigo o amiga para poder entenderle mejor.

Procuren de crear un ambiente de aceptación y amor para que pueda sentirse libre y tranquilo en hablarlo con usted.

Tengan en cuenta que no tienen otros adultos con quien hablarlo. Se sienten asustados, confundidos, solos.

Si no encuentran apoyo, se cierran y tratan de encontrar soluciones a través de drogas y alcohol.