El estrés atenta contra la ovulación y es el gran enemigo de la fertilidad

El estrés y fertilidad no van de la mano.

El estrés y fertilidad no van de la mano, son como el agua y el aceite. En la actualidad, varios estudios científicos han concluido que es el estrés una de las principales causas que impide o dificulta a las mujeres a quedar embarazadas.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública y Ciencias de la Información de la Universidad de Louisville en Kentucky y la universidad de Emory en Atlanta, señalan que las mujeres que sienten más estrés durante su proceso de ovulación pueden tener hasta un 40% menos de posibilidades de ser madres en dicho.

Las investigaciones apuntaron también que el efecto negativo del estrés sobre la fertilidad es clave en el período de fertilidad. Aunque también influyen otra serie de valores como el índice de masa corporal (IMC), la edad, el consumo de alcohol o la frecuencia de relaciones sexuales.

Evitar la presión

Elena Sofía Zambrano, instructora certificada de gestión natural de la fertilidad y administradora de la cuenta en Instagram @jardinenlaluna, ratificó que “el estrés es uno de los enemigos de la ovulación”.

“Cuando pasamos por un episodio de estrés agudo, el cuerpo decide que no es un buen momento para gastar energía sosteniendo un embarazo, por lo que retrasa la ovulación. Generalmente, cuando el episodio de estrés pasa, el cuerpo retoma el proceso ovulatorio”, explicó.

“La ovulación no es un proceso estático de nuestro cuerpo. No es robótico. No hay un día fijo para ovular. La ovulación y el ciclo menstrual son un reflejo de nuestro mundo interior y exterior. Tanto puede afectar el estrés a la ovulación que por ahí se dice que es el mejor anticonceptivo, pero por favor no uses esto como un método para evitar un embarazo”, destacó.

Te recomendamos en video: