¡Valórate! No ruegues por amor, vales mucho más que eso

No confundas luchar por amor con renunciar a tu autoestima.

Toda mujer ha experimentado la sensación de estar “enamorada sola” al menos una vez en la vida. Es una sensación desagradable que puede terminar por destruir el autoestima y las emociones, llevando muchas veces a tomar decisiones incorrectas que solo distorsionan el concepto del amor verdadero.

El amor debe ser recíproco, es esencial que haya fluidez, que ambos trabajen por construir una relación sólida, donde la felicidad sea mutua y que la comunicación no tenga que ser exigida por ti. Es algo natural, debe surgir sin tantos cuestionamientos y aunque, como pareja puedan enfrentar diversas situaciones que los separen, luchar contra la corriente no siempre es lo más sano.

Si te encuentras en una situación de injusticia emocional, es probable que sientas la necesidad, la urgencia de hacerle sentir a ese chico especial que no puedes estar sin él. Es comprensible ese desespero, no es fácil olvidar a alguien y más cuando lo amas verdaderamente.

Te puede interesar este contenido sobre no rogar por amor 

Lo primero que debes saber es que el amor empieza por ti misma, tu sonrisa es la primera que vez en el espejo y la que debes procurar por preservar. Debes darte importancia, darte a respetar, y conocer tu valor. Que él no se fije en ti o no comparta tus sentimientos, no significa que no seas capaz de despertar esas emociones en un hombre, no es el fin del mundo.

No se implora por un beso ni por una demostración de amor, quien está profundamente enamorado de ti, lo hace antes de que incluso tú lo pienses. Tu cariño debe ser para quien permanezca a tu lado, quien te extrañe cuando te vas a casa, o cuando tiene días sin verte. No esperes a quien no espera por ti.

No confundas luchar por amor con renunciar a tu autoestima. Pelear por quien amas significa superar obstáculos como la distancia o los malos entendidos, no es rogar y demandar que valoren lo que tu ofreces. Amor obligado no es amor, recuérdalo.

 

 

Te recomendamos leer: