¡Atenta! Una sola noche de mal sueño te puede hacer subir de peso

Enfócate en cumplir las ocho horas de sueño diarias

Todos sabemos que dormir bien por la noche es importante. Ayuda a tu cuerpo a recuperarse, mantiene el cerebro en forma y mejora tu sistema inmunológico. El sueño incluso se considera la base de una buena salud. Pero una noche sin dormir no puede doler, ¿verdad? Una nueva investigación de la Universidad de Uppsala descubrió que, en realidad, una sola noche de pérdida de sueño puede contribuir a cambios metabólicos que causan aumento de peso y enfermedades crónicas.

En el estudio se tomaron muestras de tejido y sangre de adultos sanos de peso normal antes y después de una noche de buen sueño (ocho horas) y una noche sin sueño. Los investigadores observaron un aumento de la inflamación y múltiples cambios adversos a nivel molecular en respuesta a la noche de insomnio.

Específicamente, encontraron cambios en la metilación del ADN, que es cómo el cuerpo activa y desactiva los genes. Curiosamente, descubrieron que los genes responsables de las células de tejido graso adiposo se vieron afectados de forma diferente a los del tejido muscular esquelético.

Después de la noche sin sueño, los genes responsables de aumentar la capacidad de la grasa almacenada se activaron, promoviendo el aumento de peso, mientras que los tejidos del músculo esquelético mostraron signos de descomposición, lo que sugiere que estos genes pueden haber sido desactivados. Esta combinación puede conducir a una composición corporal alta en grasa y baja masa muscular, un factor de riesgo para muchas enfermedades crónicas. Además, las personas habían alterado la sensibilidad a la glucosa en sangre la mañana siguiente a su noche de insomnio. Estos cambios metabólicos reflejan los que se observan a menudo en pacientes con obesidad y diabetes tipo 2. En otras palabras, solo una noche de insomnio puede afectar su metabolismo y puede iniciar los primeros signos de una enfermedad crónica.

Es importante tener en cuenta que este fue un pequeño estudio que analizó solo dos noches de sueño. Se necesita más investigación para comprender si estos cambios metabólicos se pueden revertir con noches posteriores de buen sueño u otros factores de estilo de vida como la dieta y el ejercicio.

Te recomendamos en video