Descubre la nueva tendencia para planear tu boda: las terapeutas o wedding doula

Wedding doula: las terapeutas de las bodas.

La histeria de las novias por tener un matrimonio perfecto es la razón por la que surgieron. Su rol supera a las tradicionales wedding planner, acercándose más al de mejor amiga, terapeuta y hasta padres. Las wedding doula son la nueva tendencia que te hará dejar atrás todo el nerviosismo por el magno evento.

El término doula fue utilizado desde hace tres décadas para referirse a las mujeres que acompañan a las embarazadas durante el parto, la lactancia y el cuidado del recién nacido, pero desde hace dos años fue adoptado por emprendedoras que quieren hacerse una industria que en Estados Unidos genera 300 mil millones de dólares al año.

El portal Ozy señala que el aumento de las doulas nupciales coincide con el incremento de estadounidenses que se identifican como espirituales más que religiosos: el 27% en 2017, en comparación con el 19% en 2012, según un estudio del Pew Research Center.

“Muchos matrimonios modernos suceden sin un servicio religioso, pero las novias no siempre saben cómo llenar ese vacío”, escribe la reportera Zara Stone. Y cita a una famosa wedding doula, Elizabeth Su, quien afirma que “hay un deseo de algo significativo que no saben cómo expresar”.

As I’ve been listening to Oprah and Deepak’s newest 21-day meditation experience, Making Every Moment Matter, I’ve been thinking a lot about time and our experience of time. I hear from so many of my clients and friends that what they desire most for their wedding day is to ‘feel present.’ But it’s hard to know where to even start, especially when there’s so much focus on creating your minute-by-minute ‘wedding day timeline.’ While I’m all for planning ahead, what’s tricky about these traditional wedding day timelines is they often don’t focus on what matters most. They are 100% logistical – how we are getting from point A to point B – and 0% soul. It’s no wonder why most couples walk away feeling like their wedding day was all a big blur! When we are go-go-go and don’t build in time to actually BE, it can feel like there’s never enough time. But when we are intentional being present, our experience of time expands. So the issue isn’t about time itself, it’s about how you choose to use that time. It’s about making time for what matters. Check out my new blog post for five not-so-obvious tips for staying present on your wedding day! https://elizabeth-su.com/blog/5-not-obvious-tips-staying-present-wedding-day

A post shared by Women’s Empowerment Coach 💃 (@heyelizabethsu) on

Sentimientos primero

Elizabeth decidió dejar su trabajo de tecnología de la salud para ser una doula, por su experiencia planeando su boda: “Las bodas son uno de los pocos rituales en nuestra sociedad, y se está convirtiendo rápidamente en una fiesta”. Por ello, aplicó cambios drásticos en el evento, para darle prioridad a los sentimientos.

Desde mediados de 2017 tiene más de 100 clientas, trabaja más de 40 horas a la semana por tarifas que van desde 300 dólares por una consulta de una hora y 150 dólares por atención en línea.

Mientras que Kate Hoffman, otra doula, tiene como objetivo que las novias a aceptar los cambios que vienen con el matrimonio. “Casarse es una pérdida de independencia y hay una sensación de dolor al perder una parte de ti mismo”, afirma a Ozy.com y agrega: “Es un gran cambio de vida y el proceso tradicional de la boda no reconoce estas emociones”.

Te recomendamos en video: