¡Cuidado con los edulcorantes! están relacionados con la obesidad y diabetes

Cada vez hay más evidencia de que los edulcorantes pueden tener sus propias consecuencias para la salud.

Muchas empresas de alimentos y bebidas están cambiando sus productos para incluir edulcorantes bajos en calorías y sin calorías, en lugar de azúcar, para mejorar la salud de los ciudadanos. Pero, es un gran error, pues cada vez hay más evidencia de que los edulcorantes pueden tener sus propias consecuencias para la salud.

 

Una nueva investigación de Estados Unidos, presentada en la conferencia anual de Biología Experimental en San Diego, encontró un vínculo con el consumo de edulcorantes artificiales y los cambios en los marcadores sanguíneos relacionados con un mayor riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 en ratas.

Los edulcorantes son generalmente sustancias "no nutritivas", lo que significa que no podemos usarlas como energía. Algunos de estos compuestos son productos químicos totalmente sintéticos, producidos para imitar el sabor del azúcar.
Estos incluyen sacarina, sucralosa y aspartamo. Otros edulcorantes se refinan a partir de productos químicos que se encuentran en las plantas, como la estevia y el xilitol.

Colectivamente, se consumen en cantidades crecientes con la mayoría de las dietas o alimentos bajos en calorías y bebidas que contienen algún tipo de edulcorante no nutritivo.

¿Combatir o alimentar la crisis de la obesidad?

Las comidas y bebidas endulzadas artificialmente se han hecho populares en gran parte debido a la creciente crisis mundial de la obesidad. Como el azúcar contiene cuatro calorías por gramo, los alimentos dulces y las bebidas son normalmente muy calóricos.

En principio, al eliminar estas calorías, reducimos el consumo de energía y esto ayuda a prevenir el aumento de peso.

Sin embargo, la evidencia sugiere que consumir productos edulcorados artificialmente podría estar asociado con un mayor riesgo de tener sobrepeso u obesidad, aunque esto es controvertido. Si bien es cierto, sugiere que usar edulcorantes es alimentar, no combatir la obesidad, la investigación ha sugerido que el consumo de muchos edulcorantes artificiales revuelve las bacterias de nuestro intestino, lo que hace que nuestros cuerpos sean menos tolerantes a la glucosa, el bloque de construcción principal del azúcar.

La nueva investigación, del Colegio Médico de Wisconsin y la Universidad de Marquette, analizó algunos efectos biológicos de edulcorantes en ratas y en cultivos celulares. Querían saber si los edulcorantes artificiales afectan la forma en que se usan y almacenan los alimentos.

Estos se llaman cambios metabólicos y la investigación combinó muchos aspectos diferentes del metabolismo para crear una imagen general.

El equipo también analizó el impacto de los edulcorantes en la salud de los vasos sanguíneos al estudiar cómo estas sustancias afectan las células que forman el revestimiento interno de los vasos sanguíneos.

Los científicos dieron a las ratas alimentos con alto contenido de azúcar (glucosa o fructosa) o edulcorantes artificiales sin calorías (aspartamo o acesulfamo de potasio). Después de tres semanas vieron cambios negativos significativos en ambos grupos de ratas. Estos cambios incluyeron las concentraciones de lípidos en sangre (grasas).

También encontraron que el acesulfamo de potasio, en particular, se acumulaba en la sangre y dañaba las células que recubren los vasos sanguíneos.

Los autores del estudio afirman que estos cambios están "relacionados con la obesidad y la diabetes". Estos resultados sugieren que el consumo de edulcorantes cambia la forma en que el cuerpo procesa la grasa y obtiene su energía a nivel celular.

Limite su consumo

¿Qué significa esto para el consumidor promedio de edulcorantes artificiales?

Como el estudio se realizó en animales y no en humanos, sería un error sacar conclusiones firmes sobre lo que podría suceder en las personas. Los hallazgos del estudio, sin embargo, se suman al creciente cuerpo de investigación que sugiere que los edulcorantes no son alternativas benignas al azúcar.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria sugiere un límite diario para la mayoría de los edulcorantes artificiales de alrededor de cinco miligramos por kilogramo de peso corporal, por día. Con tantos alimentos que incluyen edulcorantes artificiales ahora, es relativamente fácil alcanzar este límite.

Es importante tener en cuenta que no todos los edulcorantes son iguales. Este estudio reciente se centró en edulcorantes artificiales, como la mayoría de la investigación que ha identificado efectos negativos. Algunos edulcorantes están asociados con beneficios para la salud.

Se ha demostrado que la Stevia, por ejemplo, mejora la presión arterial y la tolerancia a la glucosa, mientras que se ha demostrado que el xilitol ayuda a prevenir la caries dental. Esto significa que elegir el tipo de edulcorante que use puede ser más importante que elegir un edulcorante sobre el azúcar.

Es probable que el mejor consejo sea el más simple: todo con moderación.
No hay alimentos buenos o malos, solo cantidades buenas o malas. Tal vez evite consumir demasiada azúcar o edulcorante, especialmente en bebidas.

 

Te recomendamos en video: