Seis consejos para ayudar a tu hijo a mejorar su convivencia en el colegio

Uno de los grandes problemas que enfrentan los niños y niñas es la dificultad de convivir en su espacio educativo. El bullying y los problemas de relacionamiento son uno de los grandes desafíos a trabajar entre alumnos, profesores y padres. Aquí consejos simples que pueden ayudar a tu hijo a mejorar sus relaciones en el colegio.

 

Las cifras son contundentes. El 84% de los adolescentes o jóvenes ha sido testigo de matonaje escolar o bullying, una cifra entregada por el Injuv que preocupa, sobre todo a los padres.

Este 21 de abril se celebra en Chile el Día de la Convivencia Escolar, y Nuevamujer conversó con Clara Dockendorff y Daniela Noreña, parte del equipo de sicólogos y profesionales de Fundación Fútbol Más, que utiliza el deporte y el juego como herramienta para enseñar a resolver conflictos, desarrollar la autoestima y fortalecer el sentido de trabajo en equipo. Estos son sus consejos.

1. Enséñale a tus hijos a saludar, despedirse, agradecer y preguntar cómo estuvo el día

Los padres muchas veces olvidan que pequeños detalles pueden hacer la diferencia. Incentiva en tus hijos el saludar, despedirse, agradecer y preguntar cómo estuvo el día esperando generar un vínculo que mejora las relaciones entre todos. “No es un detalle sino un ejercicio para validar al otro, observarlo y buscar mejorar las relaciones entre compañeros, pero también con los adultos”, dice Dockendorff.

2. Reconoce públicamente sus buenas acciones, actitudes y comportamientos con otros compañeros

Nunca olvides en forma pública y delante de otros familiares, o incluso compañeros de curso, felicitar y potenciar las buenas acciones de tu hijo. “Cuando incentivamos el reconocimiento de otros aportamos al sentido de pertenencia y con ello a la identidad. Esta acción reafirma actitudes que nos hacen parte de un todo, siendo importante promoverlas para que estas se vuelvan a realizar, Con ello aportamos a que en un nuevo momento se ejecuten buenas acciones con otros compañeros”, dice Noreña.

3. Explícales de manera propositiva, que deben reflexionar sobre las malas conductas de manera personal

No dejes de enseñarles cuando cometan un error o una acción indebida, que no es correcto volver a repetirla. “Igual de importante que resaltar las acciones correctas que cada uno realiza es muy relevante que cuando uno se equivoca se requiere reflexión para transformar esto en acciones propositivas. La idea es que podamos entregar herramientas para ir mejorando, pero esto a través de la conversación personal y no de la exposición frente a otros”, dice Dockendorff.

4. Genera espacios de opinión, voz y voto en temas que afecten directamente a tu hijo

Haz que tus hijos puedan decidir en ámbitos en los que puedas incluirlos. “Debemos  generar espacios de opinión y voto para los niños y debemos validar sus opiniones en aquellos temas que los afectan directamente. Preguntarles qué, cómo y por qué, poniendo sobre la mesa variables que son significativas para ellos y que permiten generar opinión y participación de su parte”, dice Noreña.

5. Utiliza un tono de voz y palabras amables y cariñosas, para que lleguen bien tus mensajes y esto lo proyecte en el colegio

El cómo se entrega el mensaje es muy relevante para el entendimiento que los niños tengan de el. “Cuando hablamos de actitudes que queremos que cambien, las palabras deben ser desde el amor y cariño, debemos cuidar los detalles del mensaje y apuntar a la reflexión de ellos, sin retos o regaños”, explica Noreña.

6. Incentiva a que tus hijos combinen el juego y el estudio

Los niños deben desarrollar su sentido de responsabilidad tanto de sus labores escolares como las de las tareas de apoyo en la casa. Muchas veces realizan actividades que son de los adultos como cuidar a los hermanos o hacer las compras, lo que muchas veces los sobrecarga, pero también es importante incentivar en ellos, las horas de juego. “A través del deporte o el juego pueden desarrollan habilidades blandas y logran sociabilizar con otros, conociendo códigos y generando pertenencia a los espacios. Esto los ayudará a enfrentar situaciones difíciles en el colegio como el bullying o la convivencia diaria, aplicando los códigos del compartir”, termina Dockendorff.

Te recomendamos en video