Esta podría ser la razón de la sincronización del periodo entre mujeres

De acuerdo a la psicóloga Martha K. McClintock, las feromonas podrían se las culpables.

Por Andrea Sánchez

Muchas de nosotras lo hemos experimentado. La 'mágica sincronización' con nuestras amigas, compañeras de trabajo y en nuestro propio hogar. Llega un punto de la convivencia en el que los días en los que viene la regla son casi seguidos y, en casos extremos, iguales entre tú y tu círculo cercano de amigas.

Alrededor de este fenómeno hay muchos mitos, hay quienes apuntan que no hay suficiente investigación científica que avale que la sincronización es producto de la convivencia, pero no nos dejarás mentir, esto es algo que has experimentado en más de una ocasión a lo largo de tu vida.

Los primeros análisis de este fenómeno vienen de la psicóloga Martha K. McClintock quien en 1971 se dedicó a estudiar la sincronización entre mujeres introduciendo lo que se conoce como el "efecto McClintock". Esta mujer notó que un grupo de mujeres inició un periodo con ciclos diferentes, pero al paso de tres meses terminaron sincronizadas.

DESCUBRE MÁS:

 

Debido a que Martha no contaba con conocimientos biológicos la respuesta tardó unos 27 en llegar, luego de este tiempo la explicación científica a este fenómeno está basada en las fregonas, moléculas responsables de los cambios menstruales en las mujeres.

Según la tesis Martha K. McClintock, la sincronización menstrual estaría basada en las feromonas, presentes en el sudor, mismas que inciden en la hormona leutinizante que sería la encargada de retrasar o alentar el periodo.

Un estudio del Centro de Investigación de California complementó esta teoría al investigar que en un grupo hay una mujer 'alfa', misma que dicta la sincronización del periodo de las mujeres.

Aunque suena lógico y científicamente comprobado, aún hay muchos vacíos alrededor de las feromonas, pues no se ha logrado identificar qué órgano del cuerpo humano las detecta y produce. Además, un estudio publicado en la revista Human Nature refutó las ideas de Martha K. McClintock, pues después de seguir un año a 186 estudiantes chincas, no encontró evidencia alguna de sincronización.