Wellness

Época de vacaciones: ¿Cómo hacer para que los niños no se aburran?

La mayoría de los niños en diciembre vive las últimas semanas de colegio para luego dar inicio al añorado periodo de vacaciones. Cómo aprovechar estos meses para reponer energías y realmente disfrutar el tiempo que pasarán en casa, es parte de lo que nos explica Karla Anavalón, profesora de Educación Básica.

La mayoría de los niños en diciembre vive las últimas semanas de colegio para luego dar inicio al añorado periodo de vacaciones. Cómo aprovechar estos meses para reponer energías y realmente disfrutar el tiempo que pasarán en casa, es parte de lo que nos explica Karla Anavalón, profesora de Educación Básica y directora de la Editorial Caligrafix.

El merecido descanso después del año escolar, puede llegar a ser una preocupación para algunos padres, a raíz del tiempo de ocio que tendrán sus hijos durante al menos dos meses. Muchos se preguntan cómo aprovechar bien el tiempo, mientras que a otros les inquieta generar instancias que eviten el frecuente aburrimiento que manifiestan los niños después de unas semanas en casa sin hacer nada.

Más: Antes de Año Nuevo: Detente 5 minutos para ver si estás haciendo lo correcto

Lo cierto es que tras un año de arduo rendimiento en el colegio, es bueno hacer un balance para replantear lo que no salió tan bien, y potenciar las cosas buenas. «Es una buena instancia para crear estrategias que ayuden a solucionar algunos aspectos académicos y así enfrentar de buena forma el próximo curso. Por medio de este balance se pueden detectar las asignaturas que fueron más complicadas y determinar la causal, con el fin de poder plantear ideas y superar la dificultades el próximo año», explica Anavalón.

Por otro lado, la experta señala que la exigencia escolar en muchos casos es alta para los menores, por lo que resulta importante generar el espacio necesario para descansar, antes de comenzar con reforzamientos de asignaturas, por ejemplo. «Los niños terminan agotados después del año escolar, por lo que el ideal es no exigirles de inmediato seguir estudiando. Una buena medida es buscar actividades lúdicas que tengan relación con ciertas asignaturas, sin abordarlas de manera académica. Por ejemplo: Si el área descendida es Historia, aprovechar de visitar museos, ver películas de época o visitar zonas turísticas del país que posean contenido histórico», dice.

Estar todo el día en casa: Hay que considerar los intereses de cada niño; esta es una buena instancia para que puedan realizar actividades que les gustan, ya sean deportivas, artísticas, académicas, de ocio, etc. También es una excelente oportunidad para realizar actividades en familia, como paseos al aire libre, cocinar juntos, ver una película o ir al parque, cosas que son difíciles de llevar a cabo durante el año por factores de tiempo y por las obligaciones laborales y escolares.

Más: Paula González da sus predicciones para los signos en 2016 ¡y mucho más!

Talleres de verano: Si los padres no tienen la posibilidad de realizar regularmente actividades con los niños durante las vacaciones, los talleres de verano son una buena opción para que ellos hagan actividades que les interesen, aprendan cosas nuevas, practiquen algún deporte, tengan oportunidad de tocar un instrumento musical, se diviertan y conozcan nuevos amigos. Lo importante es que sean elegidos por los niños y que no les tome todo el tiempo.

Enfrentar el aburrimiento: Para el buen desarrollo de los niños es importante que ellos mismos busquen cómo entretenerse; si los padres le dan la solución a todos sus problemas los niños por sí mismos no sabrán generar estrategias para solucionar sus conflictos o el aburrimiento.

El aburrimiento es una emoción, por lo tanto debe considerar como algo natural, normal y necesario para estimular la imaginación y creatividad. Hay que darles la oportunidad a los niños para que inventen juegos, descubran el entorno y que se entretengan con lo que tienen a mano.

Reforzar las asignaturas débiles: Es recomendable mantener ciertos hábitos de estudio durante el verano, para no perder el ritmo durante las vacaciones. Vale la pena reforzar aquellas materias donde tuvieron bajos rendimientos, pero de un manera más lúdica y entretenida. Durante las vacaciones los niños están más tranquilos y sin la tensión de una calificación, dos factores que claramente les pueden ayudar a aprender de manera más significativa.

Algunas alternativas pueden ser realizar juegos lógicos como crucigramas, sopas de letras o sudokus, o establecer momentos de lectura de revistas, o historietas, o hacer actividades manuales como colorear imágenes, pintar en acuarela, fabricar juguetes, entre otras. De esta manera, siguen manteniendo el hábito, pero de una manera mucho más atractiva y lúdica.

Fomentar nuevos hábitos: Se puede aprovechar el tiempo de las vacaciones para fomentar rutinas que se quieran instaurar en los niños, ya que hay más tiempo y no se está con la presión de múltiples actividades y obligaciones diarias. 

Los cuadernos «Verano de Aventuras» contienen crucigramas, problemas de lógica, sopas de letras y juegos de diferencias los cuales son una forma fantástica de estimular las habilidades cognitivas. Potencian aptitudes como la atención, la concentración y la discriminación visual y desarrollan la lógica matemática, el vocabulario, la lectura y la ortografía de una manera lúdica.

Más: Piedras protectoras contra las malas energías: ¿cuál es la tuya?

Mantener clases particulares: No es aconsejable hacerlo durante los dos meses de vacaciones, ya que es importante que el niño descanse, se despeje y que sienta que tuvo vacaciones. Si se va a optar por un profesor particular, lo ideal es que esta sea una instancia entretenida, que el docente realice actividades lúdicas y motivadoras para el niño, esto cuando es estrictamente necesario.

El uso de la tecnología: La tecnología puede tener varios beneficios para los niños, tanto para la entretención como también para su aprendizaje, pero hay que tener cuidado con la cantidad de tiempo que le dedican a este tipo de actividades. Lo importante es que en las vacaciones se sigan respetando los horarios en el uso de estos elementos, no es recomendable todo el día ya que suelen generar dependencia, se sugiere máximo dos horas diarias.

Ayudar en las labores de la casa: Siempre los niños pueden ayudar en la casa, mientras más pequeñitos comiencen en sus responsabilidades en el hogar, más sencillo será que cumplan con sus deberes en la adolescencia, lo importante es que las tareas vayan en relación con su edad. Por ejemplo, desde los dos años ya pueden ayudar en pequeñas cosas, como recoger sus juguetes, regar las plantas, etc.

Más: Predicciones de año nuevo para cada signo, ¡déjate guiar por Mia Astral!

Include SSI

Tags

Lo Último


Te recomendamos