Green Hospital: Clínica Dávila certificada como primer Green Hospital de Chile

¿Has pensado alguna vez en la cantidad de desperdicios que arrojan los hospitales y clínicas? Bueno, asumiendo lo mismo es que Clínica Dávila tiene un plan para mermar este problema y acá te lo detallamos.

La Clínica se convierte en la primera en Chile en aprobar los más altos estándares de sustentabilidad en sus instalaciones y procesos, exigidos por la Green Guide for Health Care del Organismo de Salud sin Daño. El Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación en Estructuras y Materiales (IDIEM) de la Universidad de Chile, entregó a Clínica Dávila, en noviembre de 2013, la pre certificación.

Con esta iniciativa la institución pasa a ser una clínica con procesos amigables y responsables con el medio ambiente, lo que demuestra el gran compromiso hacia los pacientes, trabajadores y entorno, al hacerlo parte de un hospital saludable y un planeta saludable.
Esta certificación incluye no solo eficiencia energética y estructuras sustentables, sino que alimentación y manejo de residuos, lo que la convierte en una certificación más completa de sustentabilidad. 

Las clínicas y hospitales son grandes consumidores de energía principalmente por los equipamientos, climatización y uso de agua caliente que requieren para funcionar, lo que tiene como consecuencia la generación de desechos, como CO2, al ambiente. Para disminuir el daño, Clínica Dávila ha tomado una serie de medidas que aquí te damos a conocer.

1. Hemos instalado 264 paneles solares que permiten calentar 70.000 litros diarios de agua, disminuyendo la emisión a la atmósfera de 230 toneladas de CO2 al año.

Se instalaron 264 paneles solares sobre el techo del Edificio del Centro Médico, los que permiten abastecer en un 70% el consumo de agua caliente de la clínica. El proceso de instalación de estos paneles tomó aproximadamente 8 meses y significó una inversión de más de 450 millones de pesos.

2. Se reduce el vertido de sustancias químicas no amigables con el medioambiente al alcantarillado en los procesos de laboratorio y desinfección de instrumentos. Para esto, los líquidos se segregan en bidones para ser enviados a una empresa de tratamiento.
Estos residuos son generados principalmente en:

• Procesos de Laboratorio, donde se utilizan reactivos químicos en los análisis de muestras realizadas.

• Laboratorio de Anatomía Patológica, donde se utiliza formalina para la fijación de tejidos en las biopsias y D-limoneno en el procesamiento histológico de las muestras.

• En la sala de Desinfección de Alto Nivel, donde se utiliza ortoftaldehido (OPA) como insumo.
Estos líquidos son acumulados en bidones específicos y almacenados en los servicios donde son generados y luego son transportados a la sala de almacenamiento final de la clínica, para ser retirados por una empresa especializada en su tratamiento.

3. El área de servicios energéticos de Clínica Dávila ha implementado un cambio de más de 3.000 luminarias LED, que permiten disminuir aproximadamente en 10 toneladas al año la emisión de Co2 a la atmósfera.

La implementación de luminarias LED contribuye al medioambiente debido a que son energéticamente eficientes, requiriendo solo una porción de la energía que requiere una ampolleta convencional para funcionar.

Adicionalmente, el reemplazo de más de 3.000 luminarias convencionales por luminarias LED implica una disminución en la cantidad de agentes contaminantes, ya que se eliminó el uso de tecnología fluorescente, que utiliza polvo de mercurio, elemento químico altamente contaminante y dañino para la salud.

4. Los papeles, cartones, plásticos y vidrios no contaminados son retirados por una empresa de reciclaje.

Cada área y servicio de Clínica Dávila se preocupa de separar estos elementos y juntarlos en cajas instaladas especialmente para este fin.

Los papeles que se generan son triturados por un operador de residuos y luego son enviados a una empresa que se ocupa de recuperar el papel ya utilizado y transformarlo en nuevos productos.

El cartón sigue un proceso de reciclaje similar al del papel, sin proceso de triturado, se junta y se recicla.

En el caso de los plásticos, en las diversas áreas de la clínica se recolectan las tapas plásticas de botellas, bidones de agua, frascos de muestras, bandejas de alimentos, etc. éstos son retirados por una empresa que los reutiliza en la fabricación de diferentes productos. El dinero que se recauda en la venta de estos plásticos va en ayuda de los niños que padecen cáncer.

En el caso de los vidrios, estos son acumulados en los servicios de alimentación de la clínica y luego retirados por una cristalería que mantiene una alianza con el Comité Nacional Pro Defensa Flora y Fauna (CODEFF) que trabaja por la protección del medioambiente en Chile.

5. Clínica Dávila fue una de las primeras clínicas en implementar placas radiológicas digitales, con el fin de eliminar la utilización de químicos tales como los reveladores y fijadores.
Desde noviembre del año 2010 no se utilizan soluciones químicas en el revelado de placas radiográficas gracias a la implementación de un sistema digital de imágenes (RIS-PACS), esto con el objetivo de reducir y eliminar el uso y disposición inadecuada de químicos peligrosos y materiales tóxicos generados bajo el antiguo sistema de elaboración de placas de rayos X.

6. Clínica Dávila cuenta con alrededor de 4.000 mts2 de áreas verdes que poseen plantas nativas o adaptadas, que requieren menor consumo de agua para su regadío y cuidado.
En el diseño de los jardines de la clínica se han utilizado principalmente plantas nativas o adaptadas, tales como Aromos, Palma Washingtonia y Verónicas, las que además de ser naturalmente resistentes a plagas y proveedoras de alimentación para el hábitat natural, requieren de una menor cantidad de agua.

Las áreas verdes de la clínica se han formado agrupando plantas con requisitos de riego similares, con el fin de no utilizar el agua de forma innecesaria.

En la mantención de las áreas verdes, utilizamos fertilizantes bajos en nitrógeno y libre de pesticidas, y solo en la medida que sean requeridos.
Para el manejo de plagas en los jardines se priorizan las técnicas sustentables para su control, como por ejemplo la introducción de depredadores naturales (gusanos, caracoles, entre otros).

Haz clic aquí para saber más de esta iniciativa.

Imagen foto_0000004420150817130326.jpg