5 preguntas que no quieres responder después de la ruptura

Si tu amiga terminó con su novio, por favor, no le preguntes cosas como éstas.

Las rupturas son una monserga, incluso si fuiste tú quien decidió terminar. Tanto, que hasta existen apps para superarlas. Los recordatorios de tu regreso a la soltería están por todos lados: desde las fotos y las publicaciones en redes sociales hasta las preguntas de tus amigos. Porque vaya que les da por preguntar. Y vaya que algunas aclaraciones son incómodas.

Como si una no tuviera ya bastante con sus propias inseguridades, paranoias y ansiedades, los otros esperan que una ande por ahí, explicando los puntos más álgidos de la trama. Me refiero a preguntas como éstas:

“¡¿Pero qué fue lo que pasó?!”

“Lo que haya pasado, ya sabré yo si tengo ganas de contarlo o no“, dan ganas de contestar. Por otra parte, ¿qué le hace pensar a la gente que una siempre sabe qué fue lo que pasó? Ni que la relación fuera película o partido de futbol.

“¿Lo/la extrañas?”

Sobre todo si la relación fue duradera, la pregunta es innecesaria. No importa cuáles hayan sido los motivos de la separación: después de cierto tiempo una se acostumbra a estar con el otro. ¡Claro que lo/la extrañas!

preguntas.jpg

(cc) marimoon / Flickr

“¿Estás bien?”

Una generalmente contesta “sí, estoy bien”. Porque es una muy decente. Porque bien se podría contestar con otras preguntas:

¿A qué te refieres con ‘bien’? Y si entendemos lo mismo por ‘bien’, ¿crees que alguien puede estar ‘bien’ después de romper con quien iba a casarse, con quien tenía todos los planes del mundo?

Digo, por poner un ejemplo.

“¿Crees que vuelvan a estar juntos/as?”

En estos casos, la respuesta más común es no. Pero ¿quién puede saber eso? Antes de preguntar algo semejante, piensa que tal vez la otra persona se moriría por responder que sí, que quisiera volver, pero es algo que no está en sus manos. Qué difícil, ¿no? Entonces… mejor no preguntes.

“¿Quién terminó con quién?”

La pregunta más invasiva de la lista, ¿están de acuerdo?


La cosa cambia cuando te acercas a uno de tus amigos, cuando tienes ganas de explicarle cómo te sientes, ¿cierto?

Por eso, personas, no hagamos tantas preguntas. Si el otro quiere hablarnos de su ruptura, de su soltería o de lo que sea, escuchemos. Pero no atosiguemos con preguntas.