Come sanamente ¡aunque no tengas tiempo!

Sigue estos consejos para no dejar que tu ajetreada vida merme tu salud.

Saturada de trabajo, en periodo de exámenes, demasiado cansada para ir de compras o cocinar, el caso es que comer mal es sencillo cuando estás ocupadísima.

¿Tiempo de cocinar? ¡A veces no tienes tiempo ni de comer! Y claro, te saltas comidas y cuando te da hambrela comida chatarra es la solución más fácil.

Incluso si tenemos poco tiempo, hay que organizarse y tomar en cuenta algunos tips como comprar productos que contengan frutas y verduras, preferir aquellos empacados individualmente (yogur en porciones pequeñas y fáciles de echar a la bolsa en lugar de un litro, por ejemplo) y si vamos a comprar comida ya hecha, diversificar los platos para no aburrirnos.

Si este es tu caso, pon en práctica estos consejos, tu salud física y hasta mental está en juego, ¡no descuides tu alimentación!

  • Los yogures, jugos y leche se consiguen en porciones individuales, compra varios a la vez y tenlos a mano para desayunar en camino al trabajo o escuela
  • Compra también frutas y verduras que no necesitan más que comerse: manzanas, peras, zanahorias baby, mandarinas, ciruelas y hasta aguacates
  • Los panes de la panadería que queda en camino pueden congelarse; compra pequeños que podrás complementar con una porción individual de queso o un trozo chocolate amargo de repostería para evitar snacks llenísimos de azúcar y calorías
  • Busca también compotas de fruta individuales, a veces sólo se encuentran en donde la comida para bebés
  • Las sopas enlatadas son ricas, sólo necesitan calentarse y son una buena forma de comer verduras sin tanto rollo
  • Las frutas y verduras congeladas son grandes aliadas: úsalas para hacer smoothies rapidísimos o para agregarlas a una sopa mientras la calientas
  • También existen smoothies congelados a los que sólo tienes que agregarles jugo
  • Hablando de jugos, fíjate que los que compres sean eso y no néctar o “bebidas a base de”
  • En México son comunes los puestos de jugos en la calle, ubica uno que quede cerca y compra dos o tres litros para tener a mano en casa
  • Bebe agua, no sodas, parece obvio pero sabes que a la mera hora caes en la tentación…
  • Otros buenos aliados son las nueces y frutos secos, ideales para traer en la bolsa

También toma en cuenta que muchos supermercados entregan a domicilio. Y en cuanto a tu apretada agenda, una hora para comer tranquilamente y caminar debería formar parte de tus citas importantes.

En Sabrosía tenemos además muchas recetas fáciles que puedes cocinar el fin de semana y guardar para calentar en los días pesados y hasta tips para hacer ensaladas y desayunos de avena en frascos ¡listos para llevarte a donde sea!