Los 10 hábitos de las relaciones duraderas y felices

Acciones de las que a veces nos olvidamos, pero que pueden hacer mucho por nuestra relación de pareja.

Cuando veo una pareja de gente mayor, caminando de la mano, pienso que quiero llegar a eso, que la vejez tal vez valga la pena si tengo con quien compartirla. ¿Cuál es el secreto? Las parejas felices, las relaciones felices, tienen algunos hábitos en común: acciones de las que a veces nos olvidamos pero que deberíamos practicar siempre.

1. Compartir intereses

Se trata de encontrar esas cosas que ambos les gustan y nuevos intereses en común. Eso hace que se cree un vínculo importante, a prueba de tiempo y muy disfrutable. Ni siquiera tiene que ser nada complicado: ir al cine o cenar, escuchar música, asistir al teatro, leer ciertos títulos… con eso es suficiente para compartir.

Los intereses compartidos, de hecho, son el inicio de las relaciones. Se pueden mantener a lo largo del tiempo sin perder la individualidad ni la independencia.

2. Irse a dormir juntos

dormirenpareja660x650-1.jpg

(cc) Seldon Wood / Flickr

Muchas parejas felices comentan que tienen la costumbre de irse a la cama al mismo tiempo. Es como si crearan un “tiempo sagrado” al rededor del ritual de dormir, según refiere Melissa Orlov, autora de The ADHD Effect on Marriage.

Este hábito tiene que ver con compartir un momento importante al final del día, algo que muchas parejas de la actualidad han dejado de hacer, por trabajo, horarios y actividades.

3. Nunca irse a dormir enojados

He escuchado a muchas parejas felices dar este consejo, es como una regla de oro. Mi papá me lo dijo cuando me casé. Suena a cliché, pero incluso hay estudios que lo han comprobado: cuando las parejas intentan arreglar sus diferencias antes de irse a dormir, es más fácil que lo consigan.

Otra razón para practicar este hábito: al día siguiente ambos se sentirán mejor, pues hablaron antes de acostarse. Y, después de hablar, tal vez haya sexo de reconciliación.

4. Abrazarse y besar al empezar y terminar el día

Ya hemos explicado por qué los hombres que abrazan son más sanos y felices. Lo mismo sucede con la salud de la pareja en general. Los besos y los abrazos crean conexiones, hacen que la confianza y la intimidad se refuercen, y de eso justamente se trata la vida en pareja. Hay que tocarse, abrazarse, besarse, decirse cosas lindas.

5. Confiar en el otro

ejercicio

(cc) Dave Rosenblum / Flickr

Si no hay confianza, ¿qué se puede esperar del futuro? Cuando decidimos quedarnos con alguien, es porque estamos dándole nuestro voto de confianza. Así, cuando vengan los momentos difíciles, ambos sabrán que pueden contar con el otro, pues a pesar de las dificultades, han estado juntos, confiando, durante mucho tiempo. Entonces se esforzarán juntos por librar el bache.

6. Dar las gracias en lugar de disculparse

Este hábito se refiere a poner más atención en lo positivo que en lo negativo. Claro que hay que disculparse cuando se cometen errores pero, sobre todo, hay que reconocer la paciencia y la comprensión del otro.

La idea es que, en lugar de señalar los errores pasados, pensemos en las cosas buenas, que recordemos por qué elegimos permanecer con esa persona, y que agradezcamos todos sus esfuerzos por que la relación marche.

7. Celebrar los logros del otro

parejaciclista660x650.jpg

(cc) Leukaemia & Lymphoma Research / Flickr

Las parejas felices celebran los éxitos de sus compañeros. Pero no sólo eso: también los apoyan cuando se trata de alcanzar objetivos. Pensar en la pareja como un equipo es indispensable. Si uno de los dos gana, el otro también.

8. Decir “te amo” también con las acciones

Después de todo, la cotidianidad está hecha de pequeñas acciones. Se puede hacer simbólicas declaraciones de amor con cada una de ellas: desde el desayuno hasta un favor, aparentemente insignificante. Me refiero a cosas como cuidar al otro cuando está cansado o resfriado, favores sencillos que dicen mucho sobre el vínculo entre los dos.

9. Tomar en cuenta los sentimientos del otro

Es imposible que los dos estén de acuerdo en todo, pero sí se puede tratar de entender y sobre todo, decirlo. ¿Quién no quiere escuchar “entiendo cómo te sientes” de la persona con la que vive? Eso hace que el otro no se sienta solo, que sepa que cuenta con el apoyo de la persona a quien ama.

10. Mantener el sentido del humor

parejagayfeliz660x650.jpg

(cc) bambe1964 / Flickr

Toda pareja atraviesa por situaciones incómodas, ¿se imaginan qué horror si no recurriéramos al sentido del humor? Además de ayudarnos a superar obstáculos, la risa, el ingenio, también fortalecen vínculos.

Piensen en los chistes privados, las anécdotas de alcoba… Reírse en pareja es un poco volverse a enamorar. Piensen en todas las parejas estables y felices que conocen, ¿verdad que todas son expertas en reírse?

Lo importante aquí es no confundir sentido del humor con ironía y sarcasmo, que no sólo son generalmente poco ingeniosos, sino que pueden resultar también hirientes.


Cada pareja funcionará de manera diferente, pero no podemos negar que algunas acciones en verdad fortalecen vínculos. Cuéntennos qué han observado ustedes, ¿creen que falte algún hábito en esta lista?