logo
Wellness 02/12/2013

Tu brasier podría ayudarte a no comer por ansiedad

El Stress Monitoring Bra promete ayudarnos a bajar de peso.

Por : Belinda Lorenzana

La costumbre de comer por nervios es una de las principales causas de la obesidad. ¿Qué no tendríamos que comer sólo para saciar el hambre? Sí, pero a veces, la lista interminable de pendientes, la depresión o la ansiedad nos impiden cerrar la boca. Para solucionar este problema, a alguien se le ocurrió inventar un brasier anti-estrés que, en teoría, nos ayudaría a bajar de peso.

No cabe duda que en Belelú nos estamos convirtiendo en expertas en brasieres insólitos. Hace poco les mostrábamos un extraño brasier antiarrugas para el rostro y ahora les traemos uno que sirve para no comer compulsivamente.

No se trata de una prenda de moda sino del resultado de una profunda investigación entre ingenieros y diseñadores, auspiciados por Microsoft Research. La idea es que, con este brasier, las mujeres consigan montinorear y regular sus hábitos alimenticios.

¿Y cómo funciona la prenda salvadora? Se supone que estos brasieres están equipados con sensores que registran el ritmo cardíaco y la respiración de cada usuaria. Para ello, cada unidad cuenta con una batería de 3.7 voltios y que, en teoría, no estorba ni se ve.

Los datos registrados por los sensores se van comparando con el estado de ánimo de quien lleva el bra, de modo que los especialistas pueden predecir cambios psicológicos, generalmente relacionados con la ansiedad y el hábito de comer sin hambre.

Una tecnología similar fue implementada en ropa interior para hombre. Sin embargo los resultados no fueron fidedignos porque… adivinen… El sensor estaba demasiado lejos del corazón, en más de un sentido.

Y volviendo al caso de las mujeres, ¿qué tan efectivo creen que sea este invento? Se supone que sería bastante útil en la supervisión de estados de ánimo fluctuantes pero, hasta donde entiendo la propuesta, se necesita la intervención de especialistas: ¿psicólogos, científicos?

Es decir que, si de todos modos hay que asistir a consulta, mejor hacerlo con el médico, el psicólogo o el nutriólogo de confianza, sin necesidad de llevar puesta una prenda incómoda y quién sabe qué tan poco estética.

Por otra parte, el bra tiene que ser recargado cada cuatro horas. ¡Más impractico, imposible! ¿Y qué sucede mientras el brasier se está cargando? Tal vez el equipo responsable de este invento encuentre otra parte del cuerpo en donde situar los sensores.

Mientras tanto, la idea de esta prenda se encuentra todavía “en pleno desarrollo”. Es decir que no se trata de un producto que podamos comprar sino de un prototipo que tal vez, sólo tal vez, veamos más adelante en el mercado.

Si se vendiera, ¿quién de ustedes lo compraría?

Fuente: Discovery