Se burlaban de su barbilla y decidió dar un cambio radical con cirugía

La inspiradora historia de Lauren Whitt tras superar el bullying que recibió por su barbilla

La joven que sufrió bullying por su barbilla

En la localidad de Evergreen, Colorado, la secundaria parecía ser algo común y corriente. Los alumnos disfrutaban sus años de juventud y alegría antes de enfrentar los retos de la vida como adultos.

Al menos así fue para muchos, pero no para Lauren Whitt, una chica que nació con una deformidad en la barbilla que le dificultaba incluso respirar, hablar y comer.

A la edad de 12 años le fue diagnosticado mentón agrandado y fue allí cuando se sugirió la primera cirugía, procedimiento que se descartó en su momento pero que traería grandes inconvenientes en su futuro.

La forma en la que enfrentó lo sucedido

Lauren empezó a ser víctima de burlas entre sus compañeros de escuela, al punto de pedir a sus padres que la cambiaran, pero en su nuevo centro educativo el comportamiento continuó.

La joven se vió forzada a terminar la preparatoria vía online. Después de diferentes traumas, tomó la decisión de operarse, ante este difícil escenario Whitt comentó:

“No podía vivir así más tiempo. Me estaba haciendo sentir miserable. Tuve que esperar ser adulto para someterme a esta cirugía porque no quería pasar por algo tan complicado de niña.

No había sido capaz de morder nada correctamente desde que era pequeña. Sentía un dolor constante en la mandíbula todos los días. Tuve muchos problemas para respirar y siguió empeorando. Llegué al punto en que no podía respirar sin la boca abierta”

Lauren

La operación que cambió su vida

Pero el camino hacía la cirugía tampoco fue nada fácil, el procedimiento fue doloroso y rudo para Whitt:

“Prepararse para la cirugía fue muy difícil. El procedimiento previo para enderezar mis dientes causó aun más dolor y me hizo casi imposible masticar. Perdí ocho libras y antes de la cirugía ya estaba muy delgada. Mi cirujano me dijo que mi mordida inferior era la más grave que había visto en mi vida. Dijo que esta era una de las cirugías más complicadas de su carrera”.

Fueron un total de tres procedimientos debido a que el primer injerto óseo falló y terminó causando infección, lo que llevó a una cirugía adicional. Otro hueso también se agrietó, lo que lleva a al tercer procedimiento.

Luego, más recientemente, un diente murió y tuvo que cortarle las encías para que el diente pudiera repararse desde adentro. Una experiencia realmente traumática.

Lauren Whitt

Pero finalmente la joven de 20 años ha salido airosa y ahora luce feliz y segura.

También lee

Te recomendamos en video: